SpanishPortugueseEnglishFrenchChinese (Simplified)RussianPersianArabic
19/01/22
Una América Latina cada vez más cerca de China y más lejos de EE.UU.
Por Tulio Ribeiro

Las continuas disputas entre las potencias occidental y oriental han llevado a EE.UU. y China a competir en varias áreas como la tecnológica, militar y productiva, lo que se concreta en varios enfrentamientos regionales.

En este conjunto de adversidades, EE.UU. ha utilizado sus fuerzas para defender una región que considera una extensión de su dominio.

Son el Congreso de los EE.UU., el ejército de los EE.UU. y algunos medios de comunicación los que han acentuado su marketing deconstructivo de la imagen china con llamadas a los supuestos «peligros de la expansión china en el hemisferio occidental».

En este escenario, se suponía que la potencia oriental estaría «dando vueltas alrededor de Centroamérica como un buitre» y llamando a la cooperación entre China y América Latina «la adquisición de América Latina por parte de China». En este concepto utópico, Estados Unidos sería el representante mismo de «América».

Este proyecto está claro en la más reciente Ley de Autorización de la Defensa Nacional de EE.UU. para el año fiscal 2022, que cita en importancia la «influencia» de China en América Latina.

Esta lógica irrespeta a las naciones latinas del continente, al pensamiento hegemónico de Washington en detrimento de la soberanía de estos países. La sugerencia de la idea de «adquisición de América Latina» por parte de China, se remonta al paradigma de que «América Latina está bajo el control de Estados Unidos».

A lo largo de la historia, EE.UU. ha considerado a América Latina como su propio «patio trasero», afirmando ser el dueño de los países latinoamericanos, pero sin ningún derecho sobre ellos. La «Doctrina Monroe» ha estancado la relación entre EE.UU. y América Latina, un patrón de control que nunca cambió hasta nuevos actores como Rusia y China.

En referencia a los informes, el volumen total de comercio entre China y América Latina fue de solo US$18 mil millones en 2002, pero llegó a casi US$316 mil millones en 2019, y China es el mayor socio comercial de Chile, Perú, Brasil y Uruguay (el último dos aliados de EE.UU.).

Sin embargo, el volumen del comercio entre China y el mundo en general también ha aumentado, lo que es un resultado natural del aumento continuo del tamaño de la economía china, a través de la inversión y la tecnología.

Comparativamente, de 2002 a 2019, el volumen de comercio entre China y la UE saltó de 86.760 millones de USD a más de 700.000 millones de USD. Actualmente, China es el mayor socio comercial de más de 120 países y regiones del mundo. Y entonces hay varios latinos entre ellos. ¿Piensa Washington que América Latina debería estar fuera de la globalización?

China acaba de registrar un superávit comercial anual récord con el resto del mundo y con Estados Unidos en particular, mientras registra un lento crecimiento en el país. El aumento de las exportaciones refleja los efectos de la Covid-19 en los mercados extranjeros, como el distanciamiento social, que ha estimulado la demanda de productos electrónicos de consumo y otros bienes de consumo duraderos, sectores fuertes de China.

Este conjunto de eventos llevó a China a crecer un 8,1 por ciento en 2021 frente a un objetivo oficial de “por encima del 6 por ciento”. Y con una caída en el crecimiento demográfico, puede demandar más mano de obra de los socios y sus sucursales en todo el mundo.

Cuando estalló la crisis financiera en los Estados Unidos. De enero a septiembre de 2021, el comercio de China con los países de América Latina alcanzó los 331.880 millones de dólares, un aumento del 45,5 por ciento con respecto al año anterior. Todavía hay una fuerte tendencia a participar en los proyectos de infraestructura de la «Ruta de la Seda».

Dicho esto, las últimas cifras subrayan la probabilidad de que, a medida que el mundo salga de al Covid-19, China podría ser la única economía importante que crezca significativamente. La estrategia económica es aliarse con China, que crece más que con EE.UU., envuelto en contradicciones, incluso en su sociedad.

Los países latinoamericanos tienen su propia soberanía y su derecho al crecimiento legítimo de llevar a cabo la cooperación para el desarrollo en lugar de estar atados a las oscilaciones de las crisis que algo malo sucede en los EE. UU. Pero con la cooperación con China, sus economías no han decaído, especialmente porque los nuevos proyectos deberían generar demanda en todo el mundo.

En una posición anticuada, EE.UU. tiene un nuevo criterio para juzgar el cumplimiento de un país, que es su actitud hacia China.

Los países que desarrollan activamente relaciones con China son perseguidos e intimidados por EE.UU., con la táctica más típica de difamar a los Gobiernos de estos países, clasificándolos de «autocracias» y manteniendo vínculos con «carteles de la droga» y «terroristas» en un intento a sacudir e incluso derrocar a estos regímenes soberanos, como Irán, Venezuela, Nicaragua, Turquía, Siria, Cuba y cualquier otro que siga su idea de hegemonía como opositores.

«¡Tan lejos de Dios y tan cerca de USA!» Palabras que circulan desde hace años aún pueden resonar con fuerza en los países latinoamericanos.

En los últimos años, Washington ha hecho muchas promesas para ayudar al desarrollo de América Latina debido a la «presión externa». Sin embargo, en el contexto de los conflictos internos de EE.UU. es difícil resolver la influencia de China.

La brecha de inversión en infraestructura en América Latina se estima en alrededor de $150 mil millones al año, es poco probable que los estadounidenses puedan llenarla, con problemas desafiantes que pululan dentro de sus fronteras. En conclusión, una nueva «Doctrina Monroe» es difícil de implementar, en este momento que se avecina.

Fuente:
TeleSUR

Buscar

Búsqueda temática

TV / Vídeo

Editoriales amigas

Revistas Digitales