SpanishPortugueseEnglishFrenchChinese (Simplified)RussianPersianArabic
14/07/22
Temas: Soberanía
Regiones: China
China aumenta la presión sobre Taiwán con nuevo portaaviones Fujian
Por Tulio Ribeiro

China extenderá su poder en el ‘Estrecho de Taiwán’ gracias al tercer portaaviones del Ejército Popular de Liberación que probablemente esté listo para el combate en los próximos seis a ocho años, brindando a sus fuerzas más opciones en caso de un conflicto armado con Taiwán. La cobertura aérea y el apoyo de fuego de Fujian podrían dar al EPL más opciones en caso de conflicto con Taiwán.

Según el análisis del Centro Nacional de Investigación Estratégica de la Universidad Jiao Tong de Shanghai, Fujian tardará entre tres y cuatro años en entrar en servicio activo. Se consideró que el lanzamiento del tercer y más avanzado portaaviones de la Marina del EPL el 17 de junio acercaba a Beijing un paso más a su objetivo de construir una «marina de agua azul», lo que significa la capacidad de operar lejos de la costa de China continental. A modo de comparación, el USS Gerald R. Ford estadounidense, el portaaviones más nuevo de la Marina de los EE. UU., tardó nueve años desde su lanzamiento en 2013 en estar listo para el combate en abril de este año, a pesar de que entró en servicio en 2017.

Acercándose tecnológicamente analíticamente, la embarcación china dio un salto que “debe ir acompañado de un aumento en los riesgos técnicos, ya que China puede aprender lecciones de las armadas de EE. UU. y Rusia sobre formas de acortar la espera. El Fujian de 80.000 toneladas, llamado así por la provincia costera del sureste frente a Taiwán, es el primer portaaviones diseñado y construido en el país. También es la segunda clase de portaaviones del mundo, después de Gerald R. Ford, en utilizar un sistema de catapulta avanzado que permite lanzar aviones con mayor frecuencia y con una mayor carga útil de combustible y municiones.

En este contexto, la ‘Flota del Mar del Este’, encargada de patrullar el Estrecho de Taiwán, es actualmente la única de las tres que no dispone de portaaviones. El largamente esperado lanzamiento del Fujian se produjo en medio de crecientes tensiones geopolíticas con los EE. UU. y tensiones en curso en el estrecho. En este momento de tensión, los aviones del EPL han volado repetidamente a la zona de defensa aérea de Taiwán, incluso cuando EE. UU. y sus aliados expresan su apoyo a la isla autónoma, que Beijing considera una provincia separatista en espera de la reunificación.

Estratégicamente, mientras que militarmente, los portaaviones pueden no ser los más adecuados para participar en un conflicto en el Estrecho de Taiwán, Fujian podría proporcionar al EPL más opciones tácticas, brindando cobertura aérea y apoyo de fuego a las formaciones de combate anfibio, dijo Wang. La tarea principal de la Flota del Mar del Este debe ser enfrentar la amenaza de la «independencia de Taiwán» y la disputa por las Islas Diaoyu, que Japón reclama como Senkakus. Como Taiwán y Diaoyus están cerca de la costa continental, las fuerzas chinas con base en tierra en el este podrían cubrir las tareas de control marítimo y aéreo, dijo Wang. Además, el EPL también cuenta con varios tipos de misiles balísticos tácticos, misiles de crucero y submarinos de ataque para misiones de largo alcance.

En realidad, la necesidad de portaaviones en la misión del Estrecho de Taiwán no es tan urgente, pero siempre es bueno tener más activos de combate en tiempos de guerra”, escribió Wang. Si fuera necesario realizar operaciones anfibias frente a la costa este de Taiwán, la cobertura aérea directa y sostenida y el apoyo de fuego para formaciones anfibias desde un portaaviones proporcionarán al EPL más opciones tácticas.

Las fuerzas de aviación terrestre del EPL tienen suficiente alcance para tales misiones, pero también se debe tener en cuenta la muy alta densidad de misiles de defensa aérea y la capacidad de intercepción de Taiwán.

En el desarrollo de un posible enfrentamiento, utilizando el análisis el ‘Centro Nacional de Investigación Estratégica de la Universidad Jiao Tong de Shanghai’  , si la fuerza aérea terrestre pasara directamente por el estrecho y la isla [de Taiwán] para brindar apoyo a la guerra, enfrentaría mayores riesgos; sin embargo, si se utiliza una desviación para volar al espacio aéreo pertinente, se reducirá su tiempo en el espacio aéreo del campo de batalla. Los aviones basados en portaaviones no se enfrentan a estos problemas. Además, si hay conflictos en la Península de Corea o el Mar de China Meridional, o si uno de los otros dos portaaviones chinos tiene que someterse a una revisión, Fujian puede precipitarse en esas aguas en cualquier momento o realizar tareas de despliegue rotativo.

En definitiva, podemos decir que estamos viviendo una carrera, por un lado, con China eligiendo el mejor momento o forma de retomar la isla rebelde, y por otro lado, Estados Unidos y sus aliados para demostrar la fuerza que puede impedir la reintegración, impidiendo así que el liderazgo de China sea reconocido efectiva y oficialmente como la potencia número uno en una nueva geopolítica que se avecina.

Fuente:
Portal Alba

Buscar

Búsqueda temática

TV / Vídeo

Editoriales amigas

Revistas Digitales