SpanishPortugueseEnglishFrenchChinese (Simplified)RussianPersianArabic
18/04/22
Temas: Soberanía
Regiones: China
Taiwán es para China lo que Ucrania es para Rusia

Las autoridades estadounidenses tomarán todas las medidas posibles para evitar que Taiwán se reúna con China continental por la fuerza, declaró recientemente Jake Sullivan, asistente para la seguridad nacional del Presidente Joe Biden. “Nuestra política pública es que tomaremos todas las medidas posibles para garantizar que esto nunca ocurra”, respondió cuando se le preguntó qué haría Washington si China continental intenta reunirse con Taiwán por la fuerza.

No hay que ser un analista avanzado para entender que esta declaración de un miembro de la administración estadounidense está motivada por los acontecimientos en Ucrania. A Washington le preocupa mucho que el éxito de las fuerzas armadas rusas en la reincorporación de la antigua Ucrania a la Gran Rusia inspire a China a llevar a cabo una operación militar especial similar contra Taiwán.

De hecho, la preocupación de los estadounidenses está bien fundada. Taiwán es para China lo que Ucrania es para Rusia. Tanto Ucrania como Taiwán surgieron de un enfrentamiento geopolítico iniciado por Occidente.

La misma lógica geopolítica

Ucrania es un proyecto occidental, desde el principio destinado a arrancar un fragmento de la Gran Rusia. En otras palabras, Ucrania es un proyecto político encargado por el gobierno austrohúngaro, apoyado posteriormente por Alemania y Polonia, con el objetivo de debilitar al Imperio ruso y enajenar algunos de sus territorios. El proyecto se basaba inicialmente en el mito de que había una nación especial que vivía en el suroeste del Imperio ruso y que el espacio del suroeste de Rusia no era más que Ucrania, que por todos los medios debía independizarse de Rusia.

Pero toda la mitología ucraniana se creó originalmente precisamente para formar una cabeza de puente geopolítica pro-occidental cerca de las fronteras de Rusia, desde la cual sería posible molestar, amenazar y disuadir al Estado continental. Y en el momento oportuno, abalanzarse sobre esta entidad política artificial, como un perro rabioso, para debilitar, desgastar y desanimar al enemigo.

Al igual que Ucrania es anti-Rusia, Taiwán es anti-China. La misma lógica geopolítica: crear una cabeza de puente geopolítica atlantista cerca de la China continental euroasiática, alineada ideológicamente con el signo contrario, que represente la “civilización occidental” y aplique los modelos ideológicos occidentales. Lo que hace que la situación sea picante es que ambos son oportunistas, renegados de su propio pueblo, que durante años han sido adoctrinados de propaganda occidental para pensar que son “diferentes”.

A los rusos del suroeste de la Gran Rusia, entre los que se encuentran los representantes de la pequeña etnia rusa y un conjunto de otras etnias, se les sugiere que crean que no sólo “no son rusos”, sino que también son unos no rusos especiales. Y para que se lo crean mejor, se les imponen los valores occidentales, se les inculca la idea de que son parte de Occidente, carne y hueso de la civilización occidental.

Sin embargo, la verdadera actitud de los occidentales, sobre todo en Europa, hacia los que han abrazado el “ucranianismo” es ya evidente: se les desprecia, se les teme y son un gran problema para los habitantes de las ciudades europeas.

Pero los arrogantes occidentales tienen exactamente la misma actitud hacia los ciudadanos de Taiwán: “claro que no son China, son especiales, son casi occidentales, pero quédense en su isla y bajen la cabeza”.

En esta hipocresía y cinismo de Occidente no hay más que una lógica geopolítica: los Estados continentales euroasiáticos, a los que, por definición, se oponen los Estados marítimos y atlantistas, deben oponerse a sus antípodas. Ciertos renegados y traidores que han desertado al lado del enemigo geopolítico, es decir, al lado del atlantismo, a quienes les corresponde cabrear a los enemigos de Occidente, alterar su equilibrio interno, desgastarlos e irritarlos, sirviendo fielmente a sus amos de ultramar.

Todo contra Rusia y China

Geopolíticamente, Ucrania es un fragmento clave de la Gran Rusia, sin la cual, en palabras del difunto Zbigniew Brzezinski, Rusia deja de ser una potencia euroasiática, convirtiéndose en un estado regional asiático.

Lo mismo ocurre con Taiwán, cuya posición estratégica es clave por estar situada en el centro de la primera cadena de islas y los ejes del Mar de China Oriental, el Estrecho de Taiwán y el Mar de China Meridional. Desde allí se controla la navegación de toda la región, así como la seguridad de la China continental.

Para que estos anti-estados sean más eficaces a la hora de molestar a sus antiguos hermanos, declarados “no hermanos” por occidentales, el mismo Occidente les está inyectando armas. Para Ucrania son los “santos” Stinger (misiles tierra-aire) y Javelin (misiles antitanque), así como todo lo que necesitan para la guerra con Rusia. Para Taiwán, son los aviones espía MQ-9 equipados con misiles Harpoon, los sistemas de defensa costera Harpoon y toda una serie de productos de fabricantes estadounidenses. Todo contra Rusia y China.

En ambos lugares, Estados Unidos ha adoptado programas de asociación militar; tanto en Ucrania como en Taiwán los instructores estadounidenses están formando a especialistas para la guerra; en ambos lugares amenazan con sanciones, y en ambos lugares prometen hacer “todo lo posible” para evitar el retorno violento de estos territorios separatistas al control geopolítico euroasiático. En los últimos 70 años, Estados Unidos no ha dejado de ayudar a Taiwán mejorando el armamento y colaborando en la gestión del ejército.

Salvo que el “imperio” estadounidense está claramente en decadencia, agotado y menguante, por lo que las amenazas son cada vez menos claras y más cautelosas. ¿Qué dijo Sullivan? “Tomaremos todas las medidas posibles”. Eso es muy general y poco convincente. De hecho, Sullivan no sabe cuáles son esas medidas. El horror (para Sullivan) es que nadie en Estados Unidos, y especialmente el propio “Sleepy” (Dormilón) Joe, sabe cuáles podrían ser esas medidas contra la primera economía del mundo, China, de la que tanto dependen los estadounidenses.

Sin embargo, la Operación Militar Especial de Rusia en Ucrania ha demostrado que el diablo no es tan malo como lo pintan. Las medidas de Estados Unidos contra Rusia se han limitado a un conjunto de sanciones que han golpeado mucho más a los propios Estados Unidos y a sus aliados en Europa. Y se trata de sanciones contra un Estado cuya economía no es su punto más fuerte.

EEUU está desarmado frente a China

¿Qué decir si Estados Unidos comienza a imponer sanciones similares contra China? Las consecuencias serían mucho más devastadoras. En primer lugar, para la economía mundial, que se basa en la economía estadounidense.

De acuerdo, digamos que EEUU no se arriesga a imponer sanciones económicas a China, pero empieza a actuar de forma diferente. ¿Pero cómo? ¿Desconexión de SWIFT? No hagas reír a mi CIPS (Sistema de Pagos Internacionales de China), los chinos responderán en un idioma que los arrogantes yanquis no entienden. No tienen nada que contarle a los salvajes anglosajones que en el barro y el salvajismo se cortaban la cabeza unos a otros, cuando China ya era una civilización milenaria muy desarrollada, con una cultura muy diferenciada y una profunda filosofía ontológica.

Bases militares en el territorio continental de China, desde donde se puede llegar a Taiwán en cuestión de minutos

Militarmente, es improbable que EEUU amenace a un poseedor de la tríada nuclear, algo que los yanquis temen tanto como el fuego; incluso, a Corea del Norte no se toca debido a las sospechas de que tenga algo tan nuclear. ¿Qué queda? ¿Poner un embargo a los productos de Hollywood, cerrar Netflix, Facebook, Twitter? Toda esa mierda está bloqueada por el firewall chino desde hace mucho tiempo. ¿Cerrar la cadena de restaurantes McDonalds? Es 麦当劳 en chino. ¿Se acabaron las marcas de ropa occidental? Se fabrican en la propia China.

En realidad, lo único que queda en el arsenal de EEUU y sus aliados es el suministro de armas a Taiwán para retrasar la operación militar especial china y aumentar el número de bajas entre la defensa territorial taiwanesa. Es probable que Taiwán tenga su propio Mariupol, la distribución de armas a los defensores de Taipei y la propaganda antichina siguiendo la misma metodología estadounidense que en Ucrania. En definitiva, nada nuevo y nada especial.

Viendo lo que está ocurriendo en Ucrania, China tiene la oportunidad de prepararse y hacer lo que hace tiempo debería haber hecho: devolver Taiwán a su puerto natal, apretando a los yanquis en su arrogancia también aquí. Y entonces los taiwaneses serán expulsados de todas partes hacia su isla, donde ya es hora de que se ocupen de sus propios problemas.

De lo contrario, podríamos decidir que los tejanos son una nación especial, y que Hawái es una isla de libertad, donde llevan mucho tiempo esperando la ayuda de China y de los marines rusos. La California china lleva mucho tiempo esperando las armas chinas, y la mayoría de los habitantes de San Francisco no entienden por qué ellos, la mayoría chinos, deben escuchar las incoherentes divagaciones de un viejo cansado desde Washington… Y ni hablar de la Alaska libre e independiente, que gime desde hace cien años bajo la opresión de los colonialistas estadounidenses. Allí, entre el brillo de la nieve y las auroras boreales, los Iskanders (sistema de misiles) rusos podrían lucir especialmente bellos.

Fuente:
La Gente

Editorial

Buscar

Búsqueda temática

TV / Vídeo

Editoriales amigas

Revistas Digitales