SpanishPortugueseEnglishFrenchChinese (Simplified)RussianPersianArabic
31/05/22
Temas: Soberanía
Regiones: África
El declive de la dominación de Francia en África

El 25 de mayo, el mundo celebró el Día de la Liberación de África. El día, establecido por las Naciones Unidas para conmemorar la fundación de la Organización de la Unidad Africana (actual Unión Africana), coincidió con nuevas protestas en el continente negro. Los africanos siguen luchando por su soberanía. ¿Cuáles son los ámbitos de lucha más significativos que han surgido en los últimos días? Léalo en este artículo de Katehon.

Protestas antifrancesas

El miércoles 25 de mayo, cientos de manifestantes de los Combatientes por la Libertad Económica de Sudáfrica (EFF) marcharon hacia la embajada francesa en Pretoria. Mientras el continente celebraba el 59º aniversario de la fundación de la Organización de la Unidad Africana, los manifestantes exigían que Francia se fuera de África.

“El colonialismo francés en el continente africano sigue siendo la forma más cruda, cruel y diabólica de colonialismo”, dijo Julius Malema, líder de la EFF. “Nosotros, como generación de luchadores por la libertad, rechazamos y condenamos el hecho de que décadas después de la supuesta independencia de los antiguos territorios coloniales, los colonialistas sigan manteniendo relaciones coloniales y neocoloniales con países africanos que deberían haberse liberado del control colonial”.

Francia es percibida en los países africanos, incluso en los que nunca fueron colonias francesas (como Sudáfrica), como el principal freno al desarrollo de África.  El día anterior también se produjeron manifestaciones antifrancesas en otros estados del continente.

En Malí, el 13 de mayo se celebraron enormes protestas masivas contra los intentos de injerencia francesa en los asuntos del país. Miles de personas se manifestaron en apoyo del gobierno militar de Malí, encabezado por el coronel Assimi Goyta, en su defensa de la independencia del país. Muchos manifestantes llevaban banderas rusas: los especialistas de Rusia están ayudando a Malí a acabar con el terrorismo, una tarea que miles de militares franceses no han podido o no han querido hacer.

Al mismo tiempo que en Malí, se produjeron protestas contra París en la República de Chad. Si Malí es uno de los focos de resistencia contra el neocolonialismo francés, Chad es un pilar de la influencia francesa. Por ello, las autoridades del país han decidido detener a los organizadores de las concentraciones del 14 de mayo. Sin embargo, el mero hecho de las protestas antifrancesas en Chad es una prueba del desmoronamiento de la hegemonía de Francia en la región.

En Gabón, otro país cuya élite se considera un bastión de la influencia colonialista francesa, se han prohibido las protestas antifrancesas. A pesar de la promesa de los grupos de la oposición de reunirse pacíficamente, el ministro del Interior de Gabón no permitió una manifestación contra la presencia militar francesa en el país el 24 de mayo, alegando los “acuerdos de cooperación y militares” que unen a Francia y Gabón.

Níger: un futuro punto caliente

En diciembre de 2021 se produjeron protestas masivas contra la presencia militar francesa en Burkina Faso y Níger.

En Burkina Faso, los militares llegaron al poder un mes después en favor del desarrollo soberano del país y las nuevas autoridades bloquearon varios medios de comunicación franceses que intentaban desestabilizar la república.

En Níger se observan tendencias similares: hubo un intento de golpe de Estado en 2021, aunque terminó sin éxito. El 24 de mayo, Níger anunció los resultados de una investigación sobre la muerte de tres manifestantes que protestaban contra el paso de un convoy militar francés. Aunque se reconoció que murieron ciudadanos nigerinos a manos de los militares franceses, la investigación no encontró culpables. “Los hechos se produjeron de acuerdo con la ley”, dijo el gobierno nigerino en un comunicado. El flagrante desprecio por la vida de los ciudadanos nigerinos y la protección de los intereses franceses a expensas de los suyos, ha enfurecido a los nigerinos de a pie.

“Estoy seguro de que la oposición, la sociedad civil e incluso los partidos que apoyan la mayoría presidencial, es decir, que apoyan al presidente Bazoum, saben que Bazoum es el protector de Francia, saben que Bazoum está en la nómina de Francia. (…) No necesitamos un debate para hacer esta pregunta, porque él mismo lo dijo en la televisión nacional. Ha demostrado que es un leal servidor de Francia”, dijo Abdurahmane Oumarou, diputado nigeriano.

Níger es ahora un país clave para el control francés del Sahel (zona africana entre el desierto del Sahara, y la sabana sudanesa, desde el océano Atlántico hasta el mar Rojo atravesando todo el continente; se desarrolla por diez países: el sur de Mauritania, norte de Senegal, centro de Malí, norte de Burkina Faso, sur de Níger, norte de Nigeria, centro de Chad y de Sudán, Eritrea y norte de Etiopía), con el principal contingente de tropas francesas estacionadas allí tras la retirada de las tropas francesas de Malí. Níger también produce la mayor parte del uranio para la industria nuclear francesa. Sin embargo, en Níger existe un grave descontento con el papel totalmente servil del país en las relaciones con Francia. Esto está plagado de nuevas revueltas antifrancesas y de un cambio de poder en el futuro.

Recalibración occidental

En los últimos años, Francia ha sufrido una serie de derrotas en su lucha por la influencia en África. París está siendo empujado activamente por nuevos actores, sobre todo Moscú, Pekín y Ankara. China puede ofrecer desarrollo de infraestructuras y préstamos baratos; Rusia, seguridad; Turquía, desarrollo de pequeñas y medianas empresas, programas humanitarios, caridad islámica, armas eficaces y baratas. Los tres países respetan la soberanía africana.

Los intentos de derrocar por la fuerza armada a gobiernos fuera de control pueden ser un signo de la desesperación de París. Por ejemplo, en la República Centroafricana, los grupos guerrilleros se han apoyado en Francia y en las bases de Chad para intentar derrocar al presidente Faustin-Archange Touadéra en 2020-2021. Sin embargo, las fuerzas armadas del país, respaldadas por asesores militares rusos, derrotaron a los militantes.

En Malí, la víspera se descubrió un intento de golpe de Estado por parte de Francia. Varios expertos, blogueros y youtubers africanos han escrito sobre la implicación del presidente de Costa de Marfil, Alassane Ouattara. Le llaman “marioneta de Francia” y dicen que está compinchado con París.

Los patriotas africanos más entusiastas, como el Movimiento Panafricanista Yerewolo de Malí, piden que Malí se retire del franco CFA (nombre de dos monedas comunes de 14 países africanos, casi todos ellos antiguas colonias francesas: una para África Central y otra para África Occidental) y que cierre la embajada francesa en Malí como respuesta a un intento de golpe de Estado en el país.

Otra señal de que los instrumentos de poder blando y la influencia tradicional francesa ya no funcionan, es el intento de París de justificarse por el descubrimiento de una fosa común de lugareños cerca de una antigua base francesa en el asentamiento de Gossi. París se apresuró a acusar a Malí y a Rusia de provocación.

Una señal de que Francia está dispuesta a recalibrar significativamente su estrategia en África es el cambio de jefe del Ministerio de Asuntos Exteriores. El 21 de mayo, Jean-Yves Le Drian, que encarnaba la política francafricana, fue sustituido por Catherine Colonna. Esta última fue embajadora de Francia en el Reino Unido, habiendo trabajado anteriormente en Estados Unidos. La nueva ministra puede reorientar la política francesa hacia un mayor acercamiento a los países anglosajones. En África, probablemente se tratará de un mayor acercamiento de París con Londres y Washington para evitar que Rusia y otras potencias no occidentales se fortalezcan. No hace mucho, se aprobó en el Congreso de Estados Unidos un proyecto de ley destinado a contrarrestar la “influencia perjudicial y las actividades hostiles” de Rusia en África, en el que se propone “castigar” a los países africanos por cooperar con Moscú.

Nuevos retos, nuevas herramientas

Obviamente, una posición occidental más consolidada será un reto para Rusia y otros actores no occidentales en África. La confrontación se desarrollará en todas las direcciones posibles, incluso en otras totalmente nuevas. Por ejemplo, en Malí, que está sometido a sanciones de Estados Unidos, Francia y la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO), se están extendiendo los sistemas de servicios financieros occidentales Wave y Orange.

En Malí y en varios países africanos existe una demanda de criptodivisas como medio de eludir las numerosas restricciones occidentales. El mayor éxito de la República Centroafricana ha sido la legalización del bitcoin y la creación de su propia plataforma de criptomonedas, Sango, anunciada el 24 de mayo.

En medio de la creciente difusión de las criptodivisas en el continente, muchos países de África se están pasando a los activos digitales. En abril, varios países africanos, como Camerún, la República Democrática del Congo y la República del Congo, revelaron sus planes de adoptar el sistema blockchain TON como criptomoneda y criptodivisa para impulsar el futuro progreso económico nacional.

Sería interesante que Rusia se involucrara en este ámbito en el continente africano, ya que el uso de sus propios instrumentos de criptomoneda soberana es una forma de eludir las sanciones a las que se enfrentan tanto los rusos como los africanos. Estados Unidos controla el dólar y las transacciones en dólares, Francia controla el franco CFA, pero al convertir ambos en criptomoneda, pierden el control de las transacciones.

Fuente:
La Gente

Buscar

Búsqueda temática

TV / Vídeo

Editoriales amigas

Revistas Digitales