SpanishPortugueseEnglishFrenchChinese (Simplified)RussianPersianArabic
04/04/22
09/04/1952 | La Revolución Boliviana
Por Fernando Bossi Rojas

Desde horas tempranas del 9 de abril de 1952, los bolivianos comenzaron a escuchar por radio marchas militares, el himno del Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR) y proclamas convocando a la insurrección. El pueblo no dudó, salió a las calles comenzando una feroz batalla contra el ejército del régimen servil a los intereses antipopulares.

Todavía se sentía el dolor de la derrota de la Guerra del Chaco, se oía el disparo con que se había suicidado el valiente general Germán Busch y aún pendulaba la soga que había colgado de un farol al presidente nacionalista Gualberto Villarruel, cuando el pueblo dijo basta a la Rosca Oligárquica.

Los “barones del estaño”, Patiño, Hoschild y Aramayo, junto a los latifundistas y un pequeño grupo de vendepatrias más eran quienes constituían esa llamada Rosca; los dueños de todas las cosas que había en Bolivia, y en gran parte, los dueños de la vida y la muerte de todos los bolivianos y bolivianas.

Cuatro días de combate fueron suficientes para que el pueblo en armas derrotara al ejército y tomara el poder. Las primeras medidas fueron éstas: 1) Voto universal. 2) Nacionalización de la minería. 3) Reforma Agraria. 4) Fundación de la Central Obrera Boliviana (COB). 5) Disolución del ejército y su reemplazo por milicias de mineros, campesinos, fabriles y clases medias.

El pueblo boliviano había aplastado a la Rosca, pero esa misma oligarquía había comenzado a trabajar desde la intriga para cooptar dirigentes, tentar a otros con privilegios, asustar también a algún sector con la presión extranjera, en fin… la contrarrevolución se había puesto en marcha y poco a poco fue ganando a una importante franja de los dirigentes y el gobierno.

Con el transcurrir de los años la revolución nacida en el 52 se fue diluyendo, a tal punto que terminó capitulando para dar paso a un nuevo coloniaje que fue frenado recién con el triunfo de Evo Morales en el 2006.

La historia reciente la conocemos; victorias, retrocesos y nuevas victorias. Mucha sangre ha corrido en suelo boliviano, muchos mártires, mucho ejemplo revolucionario hay en la tierra de Tupac Catari y Bartolina Sisa y sin duda, que uno de ellos fue el de la Revolución del 52, cuando el pueblo armado derrotó a la Rosca Oligárquica y a su ejército cipayo.

Fuente:
Portal Alba

Buscar

Búsqueda temática

TV / Vídeo

Editoriales amigas

Revistas Digitales