SpanishPortugueseEnglishFrenchChinese (Simplified)RussianPersianArabic
02/02/22
Regiones: México
02/02/1848 | El robo a México
Por Fernando Bossi Rojas

Los Estados Unidos comenzaron su expansión a fuerza de billetes. En 1803 habían comprado Luisiana a Francia, y en 1819 La Florida a España. En 1825 pretendieron hacer lo mismo con Texas, pero el gobierno mexicano se negó.

Fue así que los estadounidenses comenzaron a colonizar Texas de hecho.

Con esta infame maniobra Texas se declaró independiente en 1836. Los “independentistas” eran, mayoritariamente estadounidenses. El ejército mexicano, al mando de Santa Anna fue derrotado y éste firmó un tratado de paz, reconociendo la independencia. El gobierno mexicano se negó a aceptar el tratado.

En 1845 Estados Unidos incorporó a Texas como un nuevo estado y ofreció a los mexicanos comprar Alta California y Nueva México. La propuesta fue rechazada. La guerra estaba en puertas y los estadounidenses buscaron una excusa para declararla.

Las tropas imperialistas invadieron gran parte de México, y tras cruentas batallas derrotaron al mal equipado y peor conducido ejército mexicano. Salvo honrosas excepciones, el alto mando mexicano condujo la guerra de manera desastrosa, no así las tropas que descollaron en heroísmo.

El 2 de febrero de 1848 se firmó el Tratado Guadalupe Hidalgo. Para México, la invasión significó la pérdida de más de 2 millones de kilómetros cuadrados, el 55% de su territorio.

Con esta vandálica acción, los Estados Unidos incorporaron a su país los actuales estados de Arizona, California, Nevada, Utah, Nuevo México y partes de Colorado, Wyoming, Kansas y Oklahoma.

En síntesis: estadounidenses fueron ocupando Texas como simples colonos; al tiempo declararon la “independencia”, para luego anexarse a los Estados Unidos. Ante la reacción del gobierno mexicano, los imperialistas declararon la guerra. El poder bélico de los Estados Unidos, en pleno desarrollo industrial, prevaleció sin mayores dificultades. El gobierno norteamericano, ganó la guerra, impuso las condiciones y se adueñó de más de la mitad del territorio mexicano, rico en oro, petróleo, tierras fértiles, minerales, etcétera.

La excusa al atropello la dijo su presidente James Polk: “…nos vimos obligados, en defensa propia, a repeler al invasor y a vindicar el honor y los intereses nacionales…”. ¡México invasor! La desfachatez de los imperialistas nunca tuvo límites…

Fuente:
Portal Alba

Editorial

Buscar

Búsqueda temática

TV / Vídeo

Editoriales amigas

Revistas Digitales