SpanishPortugueseEnglishFrenchChinese (Simplified)RussianPersianArabic
11/11/22
Regiones: Irán
Irán y derechos de las mujeres: experiencia de una mujer extranjera

Una ciudad hermosa y bulliciosa rodeada de montañas majestuosas, calles arboladas flanqueadas por villas antiguas y rascacielos modernos y tradicionales sincronizados entre sí: Teherán es una ciudad de ensueño.

Es un lugar de prominencia, un maravilloso lugar para extranjeros como yo. Teherán es mucho más que eso. Una ciudad llena de historia y patrimonio que tiene mucho que ofrecer.

Llegué a esta encantadora ciudad hace unos dos años, para seguir una educación superior, estudiar misticismo y entender la historia y la política, todas las cosas por las que el lugar es conocido en todas partes.

Este lugar me dio nuevas perspectivas, enriqueció mi vida y el arte de vivir. Me transformó como persona e investigadora, y más importante aún, como mujer progresista.

Todavía hay mucho más por explorar y desentrañar. Esta tierra es conocida por sus hermosas flores que al principio no se ven claramente, flores que no se marchitan porque son mucho más estéticas que botánicas.

Estas flores se sienten protegidas y queridas. Lo siento como mujer, lo que significa decencia en muchos sentidos.

Irán, el lugar al que llamo hogar ahora, siempre está en las noticias, principalmente por las razones equivocadas. Enfrentamiento con Occidente, sanciones paralizantes de EE.UU., programa nuclear, sabotajes del régimen israelí, etc.

Durante el mes pasado, luego de la muerte de una joven iraní bajo custodia policial, el tema de los derechos de las mujeres en Irán de repente captó los titulares de los medios del mundo.

Los autoproclamados defensores de los derechos humanos en Occidente, que hacen la vista gorda ante los graves abusos contra los derechos humanos en Estados Unidos y Europa, acusan a las autoridades iraníes de matar a la mujer, a pesar de que todas las pruebas, incluido el informe forense, niegan esas afirmaciones. .

Permítanse compartir mi experiencia como extranjera y como mujer en Irán. Para ser honesto, vine a este país con grandes esperanzas y no he visto esas esperanzas frustradas hasta ahora, a pesar de la cobertura negativa y la desinformación rampante sobre el país en los principales medios de comunicación.

Comencé mi expedición a Irán desde la ciudad sagrada de Mashhad, donde encontré mi feminidad más sagrada de lo que jamás había pensado. Sentada durante horas en el santuario del Imam Reza (la paz sea con él), hablaba con mujeres de diferentes orígenes sobre diferentes asuntos, desde lo espiritual hasta lo temporal.

Aunque vengo de una sociedad “progresista”, me críe en un ambiente muy protector con la noción de que una niña debe ser cautelosa para protegerse a sí misma. Viajar solo a una ciudad diferente, o pasar tardes o noches fuera de los límites de la casa siempre estuvo fuera de discusión.

Tenía todas estas reservas en mente cuando llegué a Irán, pero cada día que pasaba demostraba que estaban equivocadas. Ver mujeres deambulando con total libertad fue una grata sorpresa y me hizo feliz.

Poco a poco me di cuenta de que apenas había miradas autoritarias ni manos ásperas que interfirieran mientras las mujeres de todas las edades y orígenes respiraban en un espacio abierto y libre.

No he viajado por el mundo, pero he leído sobre ello. Tengo amigos de diferentes países, y a menudo hemos discutido sobre culturas, libertades y formas de vida. He comparado sus vidas con las de las mujeres en mi patria y también con las vidas de las mujeres iraníes.

Descubrí que las mujeres en Irán están mucho más arriba en la escala evolutiva de muchas maneras diferentes que sus contrapartes en el mundo occidental.

Siempre tuve curiosidad por saber más sobre la familia como unidad en Irán y la pandemia de la COVID-19 me brindó la oportunidad de vivir en un hogar iraní y experimentar de cerca la cultura y la hospitalidad locales.

Teniendo la libertad de comparar al menos dos culturas minuciosamente, vi a las mujeres aquí disfrutando de la libertad mucho más de lo que había imaginado.

En un hogar iraní tradicional, a las mujeres se le otorgan derechos, se la escuchan y no se la tratan como una mercancía, a diferencia de muchos otros países.

Sabemos cómo las mujeres en algunos países musulmanes continúan luchando por un lugar en sus propios hogares, por no hablar de la sociedad en general. Sin embargo, la historia es diferente en este país.

He visto mujeres aquí involucradas activamente en diferentes ámbitos de la vida, a la par de los hombres. La tasa de alfabetización de las mujeres en el  país persa es del 99,3 por ciento, que es más que en muchos países occidentales.

Se puede ver a las mujeres vendiendo productos en los mercados, trabajando en oficinas, ocupadas en talleres con artesanías y obras de arte, y estudiando y enseñando en universidades. Según informes estadísticos, el 56 por ciento de los estudiantes de las universidades estatales son mujeres. Mientras que en EE.UU. esta cifra alcanza 39 por ciento.

Al contrario de lo que escuchas en los medios occidentales, muchas mujeres iraníes ocupan puestos clave en el campo de la política y la formulación de políticas. Es importante destacar que más de 1000 mujeres se desempeñan como juezas para administrar justicia.

La República Islámica de Irán que he visto y conocido promueve la igualdad, la libertad y la justicia social entre los pueblos, las clases sociales y los géneros. No hay conflicto entre el Islam y los derechos de las mujeres, contrariamente a los informes distorsionados de los medios en Occidente. El Islam no encarcela a las mujeres, sino que las libera.

Los intentos occidentales de exportar la libertad, los derechos de las mujeres y la democracia han resultado desastrosos, como se puede ver en lugares como Afganistán e Irak, donde las invasiones occidentales solo causaron estragos.

Uno de los objetivos declarados era “liberar” a las mujeres en esos países. La pseudo-liberación de las mujeres después de las devastadoras guerras está ahí para que todos la vean.

Estas guerras solo alimentaron las violaciones de los derechos de las mujeres y avivaron las llamas de la islamofobia. Aquellos que dijeron que las mujeres musulmanas estaban reprimidas y necesitaban ser liberadas terminaron negándoles el derecho a tomar sus propias decisiones, practicar su religión libremente y defender su identidad con dignidad.

La noción de que el Hiyab oprime a las mujeres y, por lo tanto, necesitan ser liberadas está lejos de la realidad. En su libro “Política de la piedad”, la antropóloga radicada en EE.UU. Saba Mehmud analiza cómo el movimiento de piedad en Egipto defendió los ideales del hiyab contra la occidentalización de la sociedad egipcia.

La falsa narrativa de que las mujeres musulmanas son indefensas y vulnerables ha ayudado a las potencias occidentales a justificar sus ambiciones imperialistas. Las mujeres se han convertido en una excusa importante para las guerras en las que se manipula la psique de las personas para los intereses creados de los belicistas.

En su libro, “A Dying Colonialism”, el filósofo político francés Franz Fanon menciona que en Argelia acabar con el Hiyab de las mujeres musulmanas fue una parte importante de la batalla colonial.

La idea de que el progreso y la libertad significan adherirse a los estándares occidentales es una forma de desestabilizar la estructura de la familia y la sociedad en los países musulmanes. Las políticas de género y el feminismo selectivo son herramientas poderosas que se han utilizado para este propósito durante siglos.

Puede haber problemas que enfrentan las mujeres en las sociedades musulmanas en general y en Irán en particular, pero esos problemas se pueden resolver con sabiduría y prudencia sin permitir que personas ajenas se apropien de la narrativa.

La noción de que Occidente es el modelo a seguir debe ser examinada críticamente y las libertades que disfrutan las mujeres iraníes también deben protegerse contra los complots de las potencias imperialistas.

Humaira Ahad actualmente está cursando su doctorado en una universidad de Teherán. Ha trabajado con destacadas organizaciones de medios en La India y ha estado escribiendo para varias publicaciones en Cachemira.

Fuente:
HispanTV

Buscar

Búsqueda temática

TV / Vídeo

Editoriales amigas

Revistas Digitales