SpanishPortugueseEnglishFrenchChinese (Simplified)RussianPersianArabic
08/05/21
Regiones: China
Las acusaciones de genocidio de Xinjiang son injustificadas

La administración del presidente estadounidense Joe Biden ha reiterado la afirmación de que China está organizando un genocidio contra el pueblo uigur en la región de Xinjiang. Pero no proporcionó pruebas y, a menos que lo haga, el Departamento de Estado debería retirar los cargos y respaldar una investigación de la ONU sobre la situación en Xinjiang.

El gobierno de Estados Unidos ha intensificado innecesariamente su retórica contra China al afirmar que se está realizando un genocidio contra el pueblo uigur en la región de Xinjiang. Una acusación tan grave es importante, porque el genocidio se considera con razón «el crimen de los crímenes». Muchos expertos están pidiendo ahora un boicot de los Juegos Olímpicos de Invierno de 2022 en Beijing, a los que llaman «Juegos Olímpicos del Genocidio».

El cargo de genocidio fue lanzado el último día de la administración de Donald Trump por el entonces secretario de Estado Michael Pompeo, quien no ocultó su creencia de que mentir era una herramienta de la política exterior de Estados Unidos. Hoy, la administración del presidente Joe Biden se ha unido en torno a la afirmación poco convincente de Pompeo, a pesar de que los abogados de alto nivel del Departamento de Estado comparta nuestro escepticismo sobre esta acusación. Dado que HRP nunca usa el término, excepto una vez en el prefacio del informe y una vez en el resumen del capítulo de China, los lectores deben adivinar la evidencia. Gran parte del informe trata temas como la libertad de expresión, la protección de los refugiados y las elecciones libres, que tienen poca relación con la acusación de genocidio.

Hay acusaciones creíbles de violaciones de derechos humanos contra los uigures, pero no constituyen en sí mismas un genocidio. Y tenemos que entender el contexto de la represión china en Xinjiang, que tuvo esencialmente la misma motivación que la incursión estadounidense en Oriente Medio y Asia Central después de los ataques de septiembre de 2001: poner fin al terrorismo de los grupos islámicos militantes.

Como relató el escritor y empresario de Hong Kong Weijian Shan, China ha sido testigo de repetidos ataques terroristas en Xinjiang en los mismos años en que la respuesta defectuosa de Estados Unidos al 11 de septiembre provocó repetidas violaciones del derecho internacional y un derramamiento de sangre masivo. De hecho, hasta finales de 2020, Estados Unidos clasificó al Movimiento Islámico Uigur del Turkestán Oriental como un grupo terrorista, luchó contra los combatientes uigures en Afganistán y mantuvo prisioneros a muchos de ellos. En julio de 2020, Naciones Unidas señaló la presencia de miles de combatientes uigures en Afganistán y Siria. La acusación de genocidio nunca debe tomarse a la ligera. El uso inadecuado de este término puede exacerbar las tensiones geopolíticas y militares y devaluar la memoria histórica de genocidios como el Holocausto, obstaculizando así la capacidad de prevenir futuros genocidios. Es responsabilidad del gobierno de Estados Unidos presentar responsablemente cualquier acusación de genocidio, lo que no ha hecho aquí.

El genocidio está definido en el derecho internacional por la Convención de las Naciones Unidas sobre el Genocidio.(1948). Las decisiones judiciales posteriores han aclarado su significado. La mayoría de los países, incluido Estados Unidos, han incorporado la definición de la convención en sus leyes nacionales sin realizar cambios significativos. Durante las últimas décadas, los principales tribunales de la ONU han confirmado que la definición requiere pruebas, bajo criterios muy estrictos, de la destrucción física intencional de un grupo nacional, étnico, racial o religioso, y que uno de los siguientes cinco actos iba a llevarse a cabo. Claramente, el asesinato está en la parte superior de la lista. El informe del Departamento de Estado sobre China dice que hubo «numerosos informes» de asesinatos, pero «pocos o ningún detalle estaban disponibles» y cita solo un caso, el de un uigur detenido desde 2017 y fallecido por causas naturales, según las autoridades. El informe ni siquiera explica por qué debería cuestionarse la explicación oficial.

Técnicamente, se puede probar el genocidio, incluso sin pruebas de que se haya matado a personas. Pero dado que los tribunales exigen pruebas de la intención de destruir físicamente al grupo, es difícil establecer esa prueba en ausencia de pruebas de asesinatos a gran escala. Esto es especialmente cierto cuando no hay evidencia directa de intención genocida, por ejemplo en forma de declaraciones políticas, sino simplemente evidencia circunstancial, lo que los tribunales internacionales denominan «patrón de comportamiento».

Los tribunales internacionales han afirmado repetidamente que cuando las acusaciones de genocidio se basan únicamente en inferencias extraídas de un patrón de comportamiento, deben descartarse definitivamente otras explicaciones. Es por eso que la Corte Internacional de Justicia en 2015 rechazó la acusación de genocidio contra Serbia y la contraacusación contra Croacia, a pesar de las pruebas de una brutal limpieza étnica en Croacia.

Entonces, ¿qué más podría constituir evidencia de genocidio en China? El informe del Departamento de Estado se refiere al internamiento masivo de quizás un millón de uigures. De demostrarse esto, constituiría una flagrante violación de los derechos humanos, pero, nuevamente, no es prueba, en sí misma, de una intención de exterminio.

Otro de los cinco actos de genocidio reconocidos es «la imposición de medidas destinadas a prevenir los nacimientos dentro del grupo». El informe del Departamento de Estado se refiere a las políticas de control de la natalidad notoriamente agresivas de China. Hasta hace poco, China aplicaba estrictamente su política de hijo único a la mayoría de su población, pero era más liberal con las minorías étnicas, especialmente los uigures.

Hoy en día, la política del hijo único ya no se aplica a la mayoría de los chinos han, pero se han impuesto medidas más estrictas a la minoría musulmana en Xinjiang, cuyas familias tradicionalmente superan en número a la media china. Sin embargo, Xinjiang tiene una tasa de crecimiento poblacional general positiva, con un crecimiento de la población uigur más rápido que la población no uigur de Xinjiang entre 2010 y 2018.

La acusación de genocidio está alimentada por «estudios» como el informe del Instituto Newlines, que recientemente apareció en los titulares. Newlines se describe como un grupo de expertos «no partidista» con sede en Washington, DC. Una mirada más cercana revela que este es un proyecto para una pequeña universidad en Virginia con 153 estudiantes, 8 profesores de tiempo completo y una agenda política aparentemente conservadora. Otras importantes organizaciones de derechos humanos se abstuvieron de utilizar este término.

Los expertos de la ONU exigen con razón que la ONU investigue la situación en Xinjiang. Mientras tanto, el gobierno chino dijo recientemente que daría la bienvenida a una misión de la ONU en Xinjiang basada en el «comercio y la cooperación», no en «la culpa antes que la prueba».

A menos que el Departamento de Estado pueda fundamentar la acusación de genocidio, debería retirar esa acusación. También se espera que apoye una investigación dirigida por la ONU sobre la situación en Xinjiang. La labor de las Naciones Unidas, y en particular de los relatores especiales sobre derechos humanos, es fundamental para promover la letra y el espíritu de la Declaración Universal de Derechos Humanos.

Fuente:
Le Grand Soir

Editorial

Efemérides

Buscar

Búsqueda temática

Revistas Digitales