SpanishPortugueseEnglishFrenchChinese (Simplified)RussianPersianArabic
16/01/24
Regiones: Serbia
Serbia: golpe en pausa
Por Andy Vasquez

El 3 de enero de 2024, la Comisión Electoral Central de Serbia anunció los resultados definitivos de las elecciones parlamentarias extraordinarias celebradas el 17 de diciembre de 2023, después de que varios colegios electorales repitieran la votación a petición de la oposición. Según los resultados oficiales publicados, la coalición Serbia No Debe Parar, del presidente Aleksandar Vucic, reafirmó su liderazgo electoral con el 46,75% de los votos. El movimiento de oposición prooccidental Serbia Contra la Violencia conservó el segundo puesto, con el 23,66% de los votos.

Inmediatamente después del anuncio de los resultados preliminares de las elecciones anticipadas de diciembre de 2023, Serbia Contra la Violencia inició concentraciones de protesta en Belgrado. Se lanzaron diversas acusaciones contra el gobierno: presunto fraude electoral, preservación de las relaciones laborales y amistosas con Rusia, diversas cuestiones sociales, derechos y libertades, y otras.

Las concentraciones fueron espontáneas, y la forma en que se llevaron a cabo y se organizaron sugiere que estaban preparadas y dirigidas a desestabilizar la situación en Serbia, con el objetivo de desestabilizar al máximo al presidente Aleksandar Vučić, obligarle a cambiar su política exterior por una más prooccidental, u obligarle a dimitir, lo que parecía preferible para los manifestantes y las fuerzas que los respaldaban.

Sin embargo, el escenario de la «revolución de colores», desarrollado según un esquema establecido desde hace tiempo, no funcionó esta vez en Serbia. Resulta bastante simbólico que Yugoslavia fuera uno de los primeros países en probar la táctica del Maidan. En 2000, el presidente legítimo Slobodan Milosevic fue desalojado del poder de esta manera. Aquellos acontecimientos han pasado a la historia como la «revolución de la excavadora».

Aleksandar Vučić se dirigió a la nación desde el principio de las protestas, afirmando que «no habrá revolución en Serbia» y que Serbia es un país donde el poder se cambia mediante elecciones, no mediante concentraciones y revoluciones. Las autoridades adoptaron una postura dura, recurriendo a las fuerzas del Ministerio del Interior para imponer el orden.

La Primera Ministra Ana Brnabić destacó agradecida el papel de los servicios de seguridad rusos, que habían advertido con antelación a Belgrado, a través de los canales oficiales, de las provocaciones que se estaban preparando en el país. Así se evitaron disturbios verdaderamente masivos, derramamientos de sangre y el descontrol de la situación. La oposición «Serbia contra la violencia», apodada sarcásticamente «Violencia contra Serbia» por los medios de comunicación locales, siguió celebrando concentraciones casi a diario, e incluso hubo un intento de asalto a la Asamblea de Belgrado, pero poco a poco las protestas fueron decayendo, y cada vez acudía menos gente a las concentraciones.

Como consecuencia, los líderes de la oposición dijeron que cesarían las concentraciones diarias, pero que se reunirían periódicamente y celebrarían manifestaciones. La próxima está prevista provisionalmente para el 13 de enero.

La realidad de la sociedad serbia es tal que muy pocos segmentos de la sociedad, incluso los de mentalidad opositora, que no aprueban las políticas de Aleksandar Vucic tienen la voluntad de acudir a protestas o de influir en la situación del país. Por no mencionar que hay objetivamente más serbios que apoyan al presidente. Los acontecimientos de la agresión de la OTAN de 1999 y la revolución de 2000 siguen vivos en la mente de la población.

La desilusión con la trayectoria europea sigue creciendo, la irritación y la desconfianza hacia Occidente aumentan, y el sentimiento de injusticia hacia los serbios por parte de Bruselas y Washington es claramente visible en el sentimiento serbio. En gran medida, esto determina también el apoyo al rumbo presidencial. Aunque Aleksandar Vucic afirma que Serbia seguirá su camino europeo, también tiene muy claro que Belgrado mantendrá sus relaciones tradicionalmente amistosas con Rusia, no reconocerá la independencia de Kosovo ni abrirá el camino para su ingreso en la ONU, y no tiene intención de abandonar las relaciones mutuamente beneficiosas y amistosas con China.

La sociedad serbia apoya mayoritariamente los principios reales del rumbo de la política exterior del país, así como el crecimiento de la economía nacional y el aumento de la prosperidad, todo lo cual se ha logrado bajo la presidencia de Aleksandar Vučić.

Según la ley, tras el anuncio definitivo de los resultados electorales, las autoridades serbias tienen 90 días para formar gobierno. Así, a principios de abril, el nuevo gabinete deberá estar formado y listo para trabajar. En caso de que los parlamentarios no consigan elegir gobierno en este plazo, el presidente tendrá que disolver el parlamento y anunciar nuevas elecciones.

A este respecto, Aleksandar Vucic ya ha expresado su esperanza de que pueda formarse gobierno a finales de febrero o principios de marzo, con la salvedad de que aún no se conoce la candidatura del primer ministro. Esta cuestión está aún por resolver, y también es probable que sea objeto de fuertes discrepancias con la oposición. Sin embargo, es posible que Ana Brnabić conserve su puesto de jefa de gobierno.

Sin embargo, aunque las protestas en Serbia han remitido en su mayor parte, las autoridades deben seguir extremando la vigilancia y evitar disturbios, llamamientos o un descenso a la anarquía. Esto es especialmente importante dado que es bien sabido quién está detrás de las supuestas protestas de la oposición. Basta con ver los símbolos de los manifestantes en forma de una versión modificada del famoso «puño de Soros», carteles en inglés con referencias al «dictador Milosevic», llamamientos abiertos al derrocamiento del presidente Vucic y otras muchas cosas para darse cuenta de cuáles son los verdaderos objetivos de los manifestantes, así como de dónde reciben apoyo directo.

Fuente:
noticiaspia

TV / Vídeo / Radio

Búsqueda temática

Buscar