SpanishPortugueseEnglishFrenchChinese (Simplified)RussianPersianArabic
04/08/23
Temas: Soberanía
Regiones: Níger
Níger: ¿Victoria sobre el neocolonialismo o intervención militar?
Por Centro Katehon

Níger, un país clave de África Occidental que era de facto neocolonial dependiente de Francia, se está escapando del control de París. El 26 de julio, soldados de la Guardia Nacional de Níger dieron un golpe militar y derrocaron al presidente pro-francés Mohamed Bazoum. A la cabeza de las autoridades militares estaba el general Abdurahman Tchian. Después de esto, se llevaron a cabo manifestaciones en Níger para la retirada de las tropas francesas de la región. Los manifestantes también usaron banderas rusas y exigieron la entrada del PMC de Wagner en el país.

Francia condenó el golpe y exigió el retorno del poder al derrocado Bazoum. El bloque regional pro-francés ECOWAS se unió a las demandas francesas y amenazó con una intervención militar. Las autoridades de Níger, a su vez, acusaron a París de sus planes de utilizar sus fuerzas armadas para interferir en los asuntos internos del país. Francia ha anunciado la evacuación de sus civiles del país. Las autoridades de Malí y Burkina Faso salieron en apoyo del ejército de Níger, afirmando que un ataque contra Níger también se consideraría un ataque contra ellos.

Che Negro Guevara contra el colonialismo

El golpe militar en Níger es parte de un proceso panafricano en el que París está perdiendo terreno en países clave de la región. Anteriormente, se produjeron golpes militares en Guinea, Malí y Burkina Faso, durante los cuales militares patrióticos llegaron al poder. Las autoridades de estos países están a favor de liberar a sus países del control de los franceses, que son incapaces de proporcionar la seguridad y el bienestar mínimos de estos países a cambio de lealtad. Rusia es vista como una alternativa a Francia, principalmente en el campo de la seguridad. Esto también se aplica a la República Centroafricana, donde los especialistas militares rusos han mostrado resultados impresionantes en la lucha contra los rebeldes.

La importancia de Níger para Francia

Níger tiene una importancia estratégica para Francia. El 15% del uranio utilizado por las centrales nucleares francesas se extrae aquí. El propietario de facto de la economía del país es la empresa francesa Orano (anteriormente Areva), un monopolio francés en el campo de la energía nuclear. El oro también se extrae en Níger, también por los franceses. Después del golpe, el gobierno militar suspendió la exportación de uranio y oro a Francia. Como país extremadamente rico en recursos naturales, Níger es uno de los países más pobres de África y del mundo, ocupando el último lugar en el Índice de Desarrollo Humano.

La conversación de la ciudad fue el nivel extremadamente bajo de electrificación del país, incluida la capital, Niamey, aunque sin uranio de Níger, la operación de centrales nucleares en Francia no habría sido posible.

El nivel de vida y educación extremadamente bajos en Níger, el estricto control de los franceses en la esfera del poder y la falta de una sociedad civil significativa han sido vistos durante mucho tiempo como obstáculos para los movimientos contra el neocolonialismo. Sin embargo, también hubo factores que contribuyeron a las acciones antifrancesas: la popularidad extremadamente baja de Mohamed Bazoum (un árabe étnico que fue presidente de un país donde los árabes representan menos del 1% de la población), problemas sociales y de seguridad no resueltos.

En las décadas de 2010 y 2020, en Níger, así como en todo el Sahel, las posiciones de los movimientos yihadistas (ramificaciones de las organizaciones terroristas ISIS y Al-Qaeda prohibidas en Rusia) se fortalecieron, explotando los problemas sociales, interétnicos e intertribales, agobiados por un fuerte crecimiento demográfico.

La intervención de la OTAN en Libia en 2011 también jugó un papel negativo. Algunos trabajadores africanos, incluidos los de Níger, se vieron obligados a regresar a un país donde no había trabajo. Muchos de los tuaregs pertenecientes a las tribus que deambulan en el cruce de las fronteras de Libia, Níger y Malí, que sirvieron en las fuerzas armadas libias bajo Gadafi y fueron percibidos por los rebeldes como un elemento hostil, también regresaron a Níger. En Malí, se convirtieron en la base de grupos islamistas y separatistas en el norte del país, en Níger fortalecieron a los separatistas, incluido el Movimiento Nigeriano por la Justicia (MNJ), que en 2007-2009 levantó un levantamiento, exigiendo una parte de los ingresos de las exportaciones de uranio.

Como resultado, las autoridades del Níger, Francia y los Estados Unidos intentaron sin éxito luchar contra el terrorismo. Sin embargo, es muy posible que la lucha contra el terrorismo haya sido utilizada por Washington y París como pretexto para fortalecer su presencia en esta parte de África.

Tropas extranjeras en Níger

Después de que Francia decidiera abandonar Malí, donde había estado luchando sin éxito contra el terrorismo desde 2013 (y de hecho apoyó la división del país ayudando a varios grupos locales y desarrollando depósitos de oro), este contingente se retiró a Níger. Ahora hay hasta mil quinientos militares franceses.

Las tropas estadounidenses también están presentes en Níger: 800 personas, en su mayoría fuerzas especiales y personal de mantenimiento de la Base 201 de la Fuerza Aérea cerca de la ciudad de Adagez. La base está ubicada en el centro de la zona minera de uranio y es capaz de recibir aviones de transporte militar pesado. Las rutas de tráfico de drogas y contrabando de oro tradicionalmente pasan por la misma región.

Anteriormente, se presentaron versiones de que era a través de Níger que una parte significativa del tráfico de drogas de América Latina, que, presumiblemente, era patrocinado por los servicios de inteligencia occidentales, iba a Europa.

También en Níger hay 300 militares italianos y 100 empleados de la misión militar de la Unión Europea.

Perspectivas de intervención

Las fuerzas armadas de Níger, un país con una población de 25 millones de personas, son solo 5000 personas y no pueden resistir la intervención de Francia, los Estados Unidos y sus aliados solos, si deciden invadir, incluso con las fuerzas disponibles. Utilizando las capacidades de la aviación de transporte militar, los franceses y los estadounidenses pueden aumentar rápidamente sus fuerzas en la región. Es poco probable que Washington y París abandonen su presencia militar en Níger.

El 1 de agosto, Christopher Musa, Jefe del Estado Mayor General de las Fuerzas Armadas de Nigeria, dijo que su país estaba listo para participar en una intervención militar en Níger si la CEDEAO lo acordaba. Las fuerzas armadas de Nigeria son 215 mil personas y son capaces de suprimir fácilmente el ejército 5 mil de Níger.

Nigeria es el líder económico y demográfico de África Occidental. Sin embargo, es una antigua colonia de Gran Bretaña y miembro de la Mancomunidad de Naciones, que tradicionalmente está al margen de las contradicciones de Francia y los países de su zona de influencia en África. Anteriormente, París emprendió todas las intervenciones en las antiguas colonias rebeldes por su cuenta. La posible adhesión de Nigeria a la intervención planificada significa que los países anglosajones, Gran Bretaña y los Estados Unidos, ven un golpe militar en Níger como una amenaza para sus intereses, y en el contexto de una confrontación a gran escala con Rusia, como una oportunidad para fortalecer drásticamente la posición de Moscú, que los aliados de Francia en la OTAN buscan evitar. Un subproducto de tal intervención puede ser el fortalecimiento de las posiciones de los Estados Unidos y Gran Bretaña en Níger y la adquisición de otra palanca de presión sobre los franceses.

Una señal indirecta de la intervención planificada es la evacuación del país de los ciudadanos de los estados europeos y los Estados Unidos. Chad podría convertirse en un aliado africano clave de Francia en una posible intervención. La República de Chad tiene uno de los ejércitos más listos para el combate en la región, centrado en la guerra de maniobras en el desierto, y está gobernada por una junta militar dirigida por un amigo de París, Mahamat Déby del pueblo guerrero Zaghawa. Sin embargo, por el momento, Déby está involucrado como negociador con el nuevo gobierno.

Burkina Faso y Malí por su cuenta, sin el apoyo ruso, no podrán detener la intervención en Níger, especialmente porque las tropas extranjeras ya están de facto en el país. La única fuerza que realmente puede ayudar a Níger es Rusia. Además, después de los acontecimientos del 24 de junio, liberó a una parte significativa de los contratistas de Wagner PMC que no participan en el Nuevo Orden Mundial y podrían ser utilizados en Níger: para ayudar a los nigerianos a liberarse de los colonialistas, terroristas, redes criminales internacionales y restaurar el orden en el país.

En el contexto de la confrontación global con Occidente, Níger es un punto delicado donde se pueden lograr resultados con fuerzas extremadamente pequeñas, y un contingente militar de un par de miles de personas puede desempeñar un papel decisivo.

Fuente:
Katehon

Agenda

TV / Vídeo / Radio

Búsqueda temática

Buscar