SpanishPortugueseEnglishFrenchChinese (Simplified)RussianPersianArabic
08/12/23
Temas: Soberanía
Regiones: Azerbaiyán
¿Qué planes de Washington frustró Bakú?
Por Fadil Pashayev

“Estados Unidos trata de lograr sus objetivos presionando al país que quiere por medios financieros-económicos, políticos, ideológicos, informativos-psicológicos, diplomáticos y otros. Los análisis objetivos muestran que Occidente ha estado interfiriendo en los asuntos internos de otros países durante décadas para cambiar las políticas internas y externas de los estados independientes y, en última instancia, maximizar su subyugación”.

Estas tesis están extraídas del informe resumido de los servicios especiales de diferentes estados (Rusia, Türkiye, Venezuela, Cuba, Líbano, Siria, Hungría, países de Asia Central).

Por ejemplo, en sus instrucciones anuales, las agencias de inteligencia extranjeras turcas y las embajadas en diferentes países enfatizan específicamente que Estados Unidos y sus aliados crean alianzas en diferentes partes del mundo, forman instituciones de oposición artificiales utilizando enormes cantidades de dinero y seleccionando individuos para sus objetivos. actitud agresiva hacia temas delicados, que están entrenados individualmente para las provocaciones. Washington y sus aliados hacen todo eso para lograr sus objetivos.

De esta manera, Estados Unidos quiere reformatear el sistema de relaciones entre estados para fortalecer su control en todas partes del mundo.

Sus planes para Azerbaiyán tienen el mismo propósito. Para controlar el Cáucaso Meridional desde el otro lado del océano, Estados Unidos utiliza diversos métodos de coerción para subyugar a Azerbaiyán. Es decir, ¡la misma coordenada, la misma recta!

Por lo tanto, nuestro país enfrenta presiones sin precedentes y chantajes y amenazas evidentes. Incapaz de crear una revolución de color en Azerbaiyán, Washington se ha vuelto muy agresivo. Después de la segunda guerra de Karabaj, su plan para neutralizar al presidente Ilham Aliyev y su equipo, cuya influencia está aumentando entre el pueblo, y llevar al poder a un líder títere y “democrático” ha fracasado. Ahora se buscan nuevas formas de lucha. Estas tesis, que la mayoría de los países del mundo ya saben de memoria, se aplican ahora contra Azerbaiyán.

Para llevar a cabo un golpe de Estado, se prevé difundir flagrante desinformación a través de las redes sociales.

Lo más peligroso es que Estados Unidos quiera convertir el conflicto entre Armenia y Azerbaiyán, resuelto después de 30 años, a un nuevo formato. Con sus herramientas internas (Abzas Media, el Frente Popular de Azerbaiyán, blogueros controlados desde el extranjero y, por último, pero no menos importante, exfuncionarios vengativos neutralizados a tiempo), quiere “pescar en aguas turbias” creando una pequeña crisis y arrastrando a la país al caos.

Un plan de Estados Unidos no se materializó. Washington quería una guerra a gran escala en la región, pero esto no ocurrió. Estados Unidos esperaba que, cuando Azerbaiyán comenzara la guerra justa, otros países se unirían al conflicto y el Cáucaso Meridional vestiría “ropa siria”.

Los esfuerzos para ello aún están en curso. La cuestión es que Estados Unidos es muy agresivo no sólo contra Azerbaiyán, sino contra cualquier país que quiera preservar su independencia. Por ejemplo, Biana Leyva Regueira, quien trabajó como representante de la ONU en Cuba, expresó su protesta contra la política exterior de Estados Unidos de la siguiente manera:

“Hoy asistimos con dolor a los acontecimientos catastróficos que suceden en el mundo. Estados Unidos, que ha hecho que el mundo sea absurdo y sin sentido, y que sigue valores capitalistas salvajes, está tratando de extender su sistema por todo el mundo. Como resultado de los esfuerzos de Estados Unidos y el Occidente colectivo con sus secuaces, durante décadas se ha formado un orden mundial injusto. Además, el derecho de las personas al desarrollo se sacrifica en un contexto de desigualdad dura e irrestricta. Al aislar a muchos países con su política única de imperialismo, Estados Unidos en realidad destruye el destino de millones de personas y trata a estas naciones como basura. Durante la pandemia de COVID-19, todos los pueblos del mundo fueron testigos de ello. Los efectos devastadores de la enfermedad propagada irreflexivamente fueron mortales. El número de muertes entre los sectores más vulnerables de la población de los países pobres ha alcanzado un nivel alto”.

Al parecer, se estaba librando una guerra contra las naciones del mundo. Sin embargo, Azerbaiyán obtuvo una victoria completa tanto contra los invasores armenios como contra la pandemia. A pesar de las dificultades, salimos de esta dura guerra con pocas pérdidas, aunque hubo restricciones como resultado de las continuas medidas económicas. Gracias a la voluntad del Jefe de Estado y a las valientes medidas adoptadas por el pueblo, pudimos librarnos del bloqueo mortal de las grandes potencias.

Sin embargo, arde aún más el deseo de Estados Unidos, que se comporta como heredero legal del Imperio Romano Occidental, de dividir a otros estados. En este sentido, la agresividad de Washington ha alcanzado un nivel cualitativamente nuevo:

  • gran desinformación,
  • uso de inteligencia artificial,
  • publicación de mentiras en serie por publicaciones acreditadas,
  • elaboración de listas ilegales,
  • evaluaciones irrazonables.

La historia reciente muestra que Estados Unidos es fiel a sus tradiciones, pero paralelamente se introducen nuevos métodos. La esencia principal del consenso bilateral de política exterior de este Estado es mantener atemorizados a los Estados que no obedecen bajo el nombre de OTAN. Debería ejercer una presión geopolítica compleja y muy agresiva contra países que implementan una política independiente como Azerbaiyán. Admitamos que Washington puede aprovechar estas oportunidades como superpotencia geopolítica. La patria del “dólar verde” está aplicando una política diferente hacia Berlín, Nueva Delhi y Beijing, desafiando a Rusia con su ambición ilimitada de tomar el control total de Asia Central y el Cáucaso Meridional.

En enero de 1994, la OTAN decidió ampliar la infraestructura militar del bloque a Ucrania, Georgia, Armenia y Kirguistán en Asia Central. Así, desde entonces, ha habido tres oleadas de expansión de la OTAN en estas regiones: 1999, 2004 y 2008.

Por lo tanto, la etapa actual es una amenaza para la integridad territorial de los países del Cáucaso Meridional.

Porque, como decíamos, el problema de Estados Unidos no es sólo Azerbaiyán. Son las tesis ideológicas de un sistema económico brutal. Según estas tesis, la industria militar debería funcionar sin parar. Para ello, los puntos críticos deben aumentar en el mundo.

Pero se puede decir con absoluta certeza que todos los esfuerzos de los EE.UU. en relación con Azerbaiyán serán en vano y sus insidiosos planes en relación con nuestro Estado independiente no se realizarán.

Fuente:
Mundo Unido Internacional

TV / Vídeo / Radio

Búsqueda temática

Buscar