SpanishPortugueseEnglishFrenchChinese (Simplified)RussianPersianArabic
05/08/23
Regiones: Mundo
Desdolarización del comercio entre Rusia y el mundo árabe
Por Igor Matveev

La tendencia al debilitamiento del dólar no significa que no existan desafíos que puedan impedir el fortalecimiento de otras monedas. La práctica de la segunda mitad del siglo XX y principios del XXI demostró que la transición de la actividad económica exterior a las monedas nacionales y de compensación requiere no sólo voluntad política, sino también condiciones económicas-

En el contexto de las sanciones occidentales, la tarea clave de Rusia se convirtió en la búsqueda de formas alternativas de abordar la actividad económica exterior, con la eliminación de la vinculación al dólar estadounidense y al euro, que se habían vuelto bastante «familiares» para la mayoría de los operadores económicos nacionales.

Como medida de protección, tras el inicio de la operación militar especial en Ucrania (OMU), el 1 de abril de 2022, se ordenó que todos los pagos por suministros de gas por gasoducto a países no amigos se realizaran en rublos rusos. En mayo de 2023, según el Banco de Rusia, el rublo ya representaba el 49,8% de las liquidaciones por exportaciones de la Federación Rusa a Europa (frente al 45,1% en las monedas de los países no amigos). Las cifras para Asia fueron del 36,3% frente al 30,2%, y para África fueron del 24,2% frente al 58,9%. La parte total de las transacciones en dólares y euros en las importaciones de Rusia de enero de 2022 a mayo de 2023 disminuyó del 67,3% al 35,9%.

El imperativo de abandonar el dólar y el euro en favor de las monedas nacionales en los acuerdos con aliados y socios es coherente con el Concepto de Política Exterior de la Federación Rusa aprobado el 31 de marzo de 2023 (cláusula 39.2). Esto incluye al vector Oriente Medio, a pesar de que antes del OMU, los Estados de la región no representaban más del 9% de las exportaciones rusas y el 3% de las importaciones (de los cuales los principales socios árabes, los EAU, Egipto y Argelia, representaban el 2,4% y el 0,32%). No es casualidad que el 18 de enero de 2023, las monedas de tres países árabes (el dírham de EAU, el riyal qatarí y la libra egipcia) fueran incluidas simultáneamente por el Banco de Rusia en la lista de divisas para fijar el tipo de cambio diario frente al rublo, lo que, según los expertos, refleja un aumento del volumen de negocio con dichas monedas.

Para evaluar las perspectivas de la transición hacia nuevos modelos de acuerdos entre Rusia y los países árabes, es necesario caracterizar los retos y las oportunidades, que atañen tanto a nuestro país como a los socios extranjeros.

Es importante que la tendencia a la «erosión» del dominio de casi 80 años de la moneda estadounidense se haya globalizado, abriendo horizontes para la introducción de esquemas de financiación alternativos. La crisis ucraniana ha acelerado este proceso. Un buen ejemplo es el yuan chino, cuya participación en las transacciones aumentó del 0,63% al 3,2% en 2013-enero de 2022 (incluso antes del OMU), elevando a China del 13º al 4º puesto en el ranking de circulación de divisas -después del dólar, el euro y la libra esterlina-. El primer acuerdo denominado en yuanes para el suministro de gas natural licuado a China desde los EAU, que se cerró en marzo de 2023 en la Bolsa de Petróleo y Gas de Shanghái, se convirtió en un hito.

Existe un creciente interés de los participantes en el comercio exterior por las criptodivisas, siendo los iraníes los primeros de Oriente Medio en intentar aprovechar sus ventajas. En 2018, inmediatamente después de que Estados Unidos se retirara del JCPOA, el Banco Central de Irán anunció el lanzamiento de una criptodivisa basada en el rial, que se ha utilizado para financiar exportaciones e importaciones desde 2019. En 2018-2022, se realizaron transacciones por valor de 8.000 millones de dólares a través de la bolsa Binance, eludiendo las sanciones estadounidenses.

Una tendencia similar se observa en Rusia, donde el 18 de noviembre de 2022 la Duma Estatal recibió un proyecto de ley que regula la minería de criptodivisas. La misma situación se puede encontrar en el mundo árabe. Así, el Ministro de Estado de Comercio Exterior de los EAU, Thani bin Ahmed Al Zeoudi, anunció en el Foro Económico Mundial de Davos el 23 de enero de 2023 la intención de su país de convertirse en un «centro de criptodivisas».

La tendencia al debilitamiento del dólar no significa que no existan retos que puedan impedir el fortalecimiento de otras divisas. La práctica de la segunda mitad del siglo XX y principios del XXI demostró que la transición de la actividad económica exterior a las monedas nacionales y de compensación requiere no sólo voluntad política, sino también condiciones económicas. Lo principal en relación con la compensación (compensaciones mutuas), cuando los fondos no cruzan las fronteras, indispensable para las sanciones, es el equilibrio de las exportaciones e importaciones.

De lo contrario, no se pueden evitar los problemas que surgen debido a las peculiaridades de la compensación de divisas que no son divisas fuertes. Fue esta situación de la rupia la que causó complicaciones a la URSS, que, con una vinculación unilateral a las mercancías indias, provocó la formación de una deuda de mil millones de dólares de Nueva Delhi con Moscú. Desde entonces, la situación con la rupia no ha cambiado, restringiendo el desarrollo del comercio, aunque en 2022 India se convirtió en el segundo mayor comprador de petróleo ruso (después de China).

Según varios pronósticos, Rusia corre el riesgo de caer en una trampa similar con el yuan. En agosto de 2022, el yuan superó por primera vez al dólar en volumen de contratación en la Bolsa de Moscú. Pero, a pesar de la estabilidad de la divisa china, debido a unas reservas de oro y divisas que ascienden a 3,8 billones de dólares, y de su demanda temporal en la Federación Rusa (en marzo de 2023, las exportaciones chinas a Rusia crecieron un 136% en términos anuales), el reto sigue siendo el mismo problema de convertibilidad, lo que puede explicar la volatilidad del yuan en el ranking mundial de divisas. Del 4º puesto que ocupaba en 2022, en abril de 2023 había caído al 5º, con una cuota del 2,29%, cediendo terreno al yen japonés (3,51%). Los socios árabes de Beijing son conscientes de este reto: tras las sensacionales conversaciones de 2022 sobre el paso al pago del petróleo saudí en yuanes, Amin Nasser, presidente de la mayor compañía de petróleo y gas, Saudi Aramco, admitió que dichas ventas siguen estando denominadas únicamente en dólares.

Además, los riesgos asociados al yuan aumentan, ya que su cotización la fijan las autoridades chinas a través del Banco Popular: Estados Unidos acusa desde hace tiempo a Beijing de «infravalorar» el yuan para dar a sus exportadores «ventajas injustificadas».

Aunque representantes de los círculos empresariales de Siria e Irak, en conversaciones con el autor del artículo, han pedido repetidamente la puesta en marcha de sistemas de trueque para la actividad económica exterior con Rusia, cabe coincidir con los expertos nacionales en que nivelar las desventajas de la compensación monetaria mediante el trueque en ausencia de un monopolio estatal del comercio exterior en la Federación Rusa al estilo de la URSS parece poco probable.

El rublo ruso tiene desventajas de inconvertibilidad similares a las de la rupia y el yuan, que, por desgracia, aumentan en el contexto de las severas prohibiciones occidentales a los flujos financieros: desde el cierre de los bancos nacionales al SWIFT hasta las amenazas de sanciones secundarias. Este factor obstaculiza el desarrollo del comercio exterior de Rusia, pero también estimula la búsqueda de «antídotos» utilizando, entre otras cosas, la tecnología blockchain.

Aquí, la parte rusa actúa al unísono con los árabes; por ejemplo, en la emisión de una moneda digital nacional, cuyo emisor, a diferencia de la criptodivisa, es el Estado. Este año está prevista la introducción del rublo digital (el 11 de julio, la Duma Estatal aprobó la tercera lectura de la ley correspondiente, que entrará en vigor el 1 de agosto de 2023). Las monarquías árabes encabezadas por Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos siguen un camino similar (proyectos Aber, Bridge y Digital Dirham).

Las desventajas del rublo como moneda no dura se ven compensadas por su uso en las liquidaciones mutuas en la UEEA. Así, en 2021, la cuota de pagos relevantes, principalmente con la participación de Rusia, alcanzó el 71,3%, aunque los dólares seguían dominando en la estructura de las transacciones en las que no participaba Rusia. El lanzamiento de mecanismos de pago prometedores da motivos para el optimismo.

En 2022, se emitieron en Armenia tarjetas del sistema de pago ArCa que funcionan con el sistema de pago ruso MIR, que, a su vez, se acopló con el sistema bielorruso Belkart; se ha completado la integración del sistema kirguís Elkart con ArCa, Belkart y MIR. Esto aumenta el atractivo de la EAEU para los estados árabes a la luz de su interés común en el espacio geopolítico de Eurasia. Desde 2019, se han celebrado cinco rondas de negociaciones entre Egipto y la UEEA sobre la celebración de un acuerdo sobre una zona de libre comercio -siguiendo el ejemplo del documento con Serbia, que entró en vigor en 2021-. Se sigue trabajando en el acuerdo de libre comercio UEEA-UAE, que el Ministerio de Desarrollo Económico ruso propone completar con un acuerdo bilateral sobre comercio de servicios e inversiones.

No es fácil, pero sí prometedor, contemplar el comercio ruso-árabe desde el punto de vista de la OCS. Entre las organizaciones euroasiáticas, es la OCS la que más interesa a los árabes, especialmente a los países del CCG (excepto Omán), gracias a la participación de los nuevos centros del mundo multipolar (India, China y Rusia). Desde septiembre de 2022, Egipto y Qatar son países socios de diálogo de la OCS; Arabia Saudí se unió a ellos en marzo de 2023, seguida de Kuwait y Emiratos Árabes Unidos en mayo. Bahréin es el siguiente. Irak, Siria y Argelia han solicitado participar en la OCS como observadores.

A pesar de la voluntad política, el mosaico de intereses de los miembros de la OCS no permite aún la creación de una plataforma conjunta para financiar la actividad económica exterior. El presidente de Kazajstán, Tokayev, admitió públicamente en la cumbre de la OCS celebrada en India el 4 de julio: «Durante más de 20 años, no se ha llevado a cabo ni un solo proyecto económico importante bajo los auspicios de la OCS». En este sentido, la asociación con los países del CCG, abundantes en capital, permitiría hacer realidad la idea del jefe de Kazajstán de crear un fondo de la OCS para estimular la inversión, apoyada en principio en Moscú.

Debido a la divergencia de intereses entre los países BRICS, no ha sido posible poner en marcha un proyecto para emitir una moneda común similar al euro. Pero el potencial de cooperación en el sector financiero se ha acumulado, y es considerable, lo que, como en el caso de la OCS y la UEEA, atrae la atención de los árabes (han presentado solicitudes de adhesión a los BRICS Argelia, Egipto, Bahrein, Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos). Se trata, en particular, de la creación de un sistema de pago digital integrado (BRICS Pay), que permite realizar transacciones sin necesidad de convertir las monedas nacionales en dólares; actualmente, los fondos en monedas nacionales solo representan el 22% del capital del Nuevo Banco de Desarrollo creado en 2014 por los BRICS. Desde 2019 se debate la posibilidad de utilizar la moneda digital transnacional de los BRICS.

¿Qué medidas podrían ayudar a resolver los problemas del establecimiento del comercio exterior con el mundo árabe en medio de la difícil situación actual que atraviesa Rusia? Entre ellas, destacamos las siguientes.

  1. La utilización de las monedas nacionales de los países árabes, ventajosas por sus características, como medio de pago en el comercio bilateral entre Rusia y los países extranjeros. Por ejemplo, la utilización del dírham de los EAU en el comercio ruso-indio para evitar la «trampa del desequilibrio» entre exportaciones e importaciones. A partir del 4 de abril de este año, comenzó en la Bolsa de Moscú la negociación de futuros utilizando los pares de divisas dírham emiratí-rublo ruso y rupia india-rublo ruso.
  2. La elección de las monedas nacionales óptimas de países no árabes para garantizar las transacciones con países árabes como Siria. La cuestión del uso del yuan se discutió en Damasco el 29 de abril de 2023, en una reunión entre el presidente Bashar al-Assad y el representante del gobierno chino para Oriente Medio, Zhai Jun.
  3. Promoción de proyectos de moneda digital con países árabes con la asistencia técnica de Rusia (similar al acuerdo ruso-iraní de 2018).
  4. Fomento de la participación árabe en proyectos multilaterales financieros, económicos y de inversión en los BRICS, la EAEU y la OCS.
  5. Conectar a las empresas y bancos árabes con los proyectos nacionales de la Federación Rusa, por ejemplo, el Sistema de Mensajería Financiera del Banco de Rusia que funciona desde 2014 como alternativa al SWIFT. Actualmente participan en él 469 empresas y bancos de Rusia y 12 países extranjeros.

*Igor Matveev es Investigador principal, Instituto de Estudios Orientales de la Academia Rusa de las Ciencias

Fuente:
PIA

Agenda

TV / Vídeo / Radio

Búsqueda temática

Buscar