SpanishPortugueseEnglishFrenchChinese (Simplified)RussianPersianArabic
04/09/22
Regiones: Nicaragua
Daniel Ortega: La paz permite obras para la vida que garantiza el Ejército de Nicaragua

El Presidente Daniel Ortega destacó este sábado la importancia del Ejército y la Policía Nacional en la defensa de la paz que actualmente reina en Nicaragua, al iniciar el desfile militar por el 43 Aniversario de la fundación del Ejército de Nicaragua.

“Pensemos todos hermanos nicaragüenses, y se los digo a la gente que está en la pobreza, a la gente que es sector medio, a los que tienen buenos negocios, a los que tienen una situación económica ya más elevadas, a los que tienen más riquezas, a los empresarios, a los inversionistas, se los digo a todos ellos, que sería Nicaragua si esa paz recuperada, y la garantía de la paz en Nicaragua han sido y serán el pueblo con toda su conciencia y sus instituciones, el Ejército de Nicaragua y la Policía Nacional”, enfatizó.

Daniel recordó que Nicaragua tiene ahora una economía en crecimiento, donde se multiplican las escuelas, los puestos de salud, los puestos de protección para las mujeres, es decir los emprendimientos. Nicaragua, añadió, es un país lleno de alegría, de esperanza y eso provoca amargura y envenena más aquellos que quieren a ver a Nicaragua destruida.

“Son los que viven pidiendo que de una vez que los yanquis destruyan las relaciones económicas con Nicaragua, pero Nicaragua tiene relaciones económicas con todo el mundo”, señaló Daniel.

Rememoró en qué estado se encontraban los caminos y carreteras en todo el país y el desarrollo productivo y las nuevas infraestructuras que se ha logrado construir con el Gobierno Sandinistas. Desde el año 2007 hasta el 2018 se fueron multiplicando las carreteras, caminos, viviendas, las escuelas, hospitales, centro de salud, se fue multiplicando el respaldo al campesino y recordó que se han construido puentes de alta calidad, como el que se construye actualmente en el Caribe Norte.

No obstante, aseguró que en el golpe somocista de 2018 atrasó la ejecución de muchos proyectos, porque hay unos cuantos que no quieren el progreso de Nicaragua.

El Comandante Daniel reafirmó la disposición de continuar construyendo carreteras y viviendas, esta vez con el apoyo de la República Popular de China.

“¿Qué sería Nicaragua sin esa paz recuperada? Y la garantía de la paz en Nicaragua han sido y serán el pueblo con toda su conciencia y sus instituciones: ¡El Ejército de Nicaragua y la Policía Nacional! Por eso insistimos: nuestra organización, en el campo de las instituciones armadas, es para proteger la paz en Nicaragua, para defender la paz en Nicaragua, no para agredir a nadie. Eso explica por qué el Ejército, nuestras Fuerzas Armadas, la Policía, tienen muy buena relaciones con la población, y la población sabe que es la forma de que juntos defendamos la paz”, resaltó el Presidente Ortega.

También recordó que hace 51 años, el 3 de septiembre de 1971, fue asesinado en la comunidad de La Tronca, municipio de El Tuma-La Dalia, el líder campesino Bernardino Díaz Ochoa, quien había logrado sobrevivir a Pancasán, pero que luego lo capturaron a otros compañeros y los asesinaron.

A su vez, el Jefe del Ejército, General Julio César Avilés, destacó la participación en el desfile de 173 mujeres militares, a quienes describió como dignas representantes de la mujer nicaragüense. “Hoy marcharemos como siempre dignos, firmes y sin dobleces por nuestra soberanía, independencia y autodeterminación nacional”, remarcó.

“Marcharemos en el ideal de patria y libertad del General Sandino y su Ejército Defensor de la Soberanía Nacional, máximo exponente de patriotismo y dignidad de nuestro pueblo”, expresó Avilés Castillo.

Entre los invitados se encontraban la Ministra de Defensa, Rosa Adelina Barahona Castro, el Director General de la Policía Nacional, Primer Comisionado Francisco Javier Díaz Madriz. Además, participan el Presidente de la Asamblea Nacional, doctor Gustavo Porras Cortés; el Vicepresidente del Consejo Supremo Electoral, Cairo Melvin Amador; la Fiscal General de la República, doctora Ana Julia Guido Ochoa y la Procuradora General de la República, doctora Wendy Carolina Morales Urbina. También estaba presente el General retirado Omar Halleslevens, exvicepresidente de la República.


Discurso del Presidente Daniel Ortega

Hermanos nicaragüenses, familias de esta tierra bendita y libre.

Un día como hoy, hace 51 años, los esbirros, los asesinos, del ejército de los yanquis aquí en Nicaragua, que era el Ejército de Somoza, 3 de septiembre de 1971, en La Tronca, Matagalpa, asesinaron a un hermano querido que vive en nuestros corazones, que vive en los cantos del pueblo, a un dirigente campesino que había logrado sobrevivir a Pancasán, y luego lo capturaron con otros compañeros y los asesinaron: Bernardino Díaz Ochoa, un héroe de nuestra Patria, un héroe campesino, un luchador inclaudicable.

Este es el 43 Aniversario del Ejército de Nicaragua, un Ejército ya consolidado, un Ejército con una fortaleza que lo da la larga historia que recorrimos ayer y que vino forjando a este Ejército que hoy es un Ejército firme, sólido, bien preparado, y dispuesto a asumir todas las tareas que las condiciones del país demanden.

Yo les hablo desde este sitio a los campesinos que están allá en las riberas del Río Coco, que ahí siembran, que tienen un poco de ganado, que tienen sus actividades económicas, comerciales. Son comunidades que van a lo largo del Río Coco y que tienen ahí como cabecera a Waspam, y luego está Cabo Gracias a Dios.

Cuánto se ha logrado hacer y se está haciendo en esa increíble obra que va con la carretera, yendo en dirección hacia las intersecciones entre Waspam y Bilwi; una Carretera que no está construida con piedrín, sino que es carretera construida con concreto. Los puentes que se están levantando a lo largo de esa carretera, puentes que nadie se podía imaginar ver alguna vez construidos.

Los hermanos de la Costa eran hermanos marginados, y fue la Revolución la que empezó a incorporarlos, el Gobierno Revolucionario a incorporarlos, en condiciones difíciles, porque fueron condiciones de guerra después del triunfo de la Revolución.

Pero fíjense el valor de la paz… En la medida que fuimos instalando una nueva etapa de paz, desde el año 2007 hasta el año 2018 se fueron multiplicando las carreteras, los caminos, las viviendas; se fueron multiplicando las escuelas, los puestos de salud, los centros de salud, los hospitales; se fue multiplicando el respaldo al campesino, la capacitación del campesino para elevar la productividad de los granos básicos, para elevar la productividad en la ganadería, para elevar la productividad en la actividad porcina, en todas las actividades donde está el campesino produciendo.

Y ese período de paz nos permitió construir la carretera a San Carlos. Esa carretera era una ilusión, era una promesa de todo el tiempo, y la hicimos realidad esa carretera a San Carlos.

Luego empezamos a trabajar en la carretera hacia Laguna Perlas, Bluefields, toda esa zona, que uniera el Pacífico y que permitiera más desarrollo económico a lo largo de esas zonas donde miles de familias campesinas trabajaban con las uñas, y ya con la carretera podían llegar los programas, podían llegar los insumos, y podían ellos facilitar el comercio para trasladar mercadería, productos a Managua, y para llevar también productos de Managua hacia allá.

Primera vez en la historia que se une esa zona del Caribe, la capital de la Región Autónoma del Caribe Sur primera vez en la historia que se une por carretera. Antes ya sabemos cuál era la ruta, o por avión, con costos elevadísimos, o por el Río Rama, caro también el transporte por el Rama, era caro, y lento, porque ahí navegando por el Río Rama hasta llegar a Bluefields, porque no había carreteras, no existían carreteras hacia la costa del Caribe de Nicaragua, mucho menos que existieran estas carreteras y estos gigantescos puentes que estamos construyendo ya hacia la Costa del Caribe Norte.

Yo veo los puentes y me resulta increíble, son puentes de primera calidad, puentes de enormes extensiones, y eso lógicamente lleva más vida, lleva más actividad económica, lleva educación, lleva salud, porque permite instalar escuelas, instalar puestos de salud, en esas comunidades, en esas zonas donde no se podía acceder si no era por tierra en largos trechos, o por pangas, porque en la costa del Caribe hay cantidad de municipios, de comunidades que están aisladas y solo se puede llegar o por río o por mar.

Una verdadera Revolución en el transporte, en beneficio de la economía, en beneficio de la salud, en beneficio de la educación, porque dónde construir escuelas si ni siquiera había caminos ni carreteras. Y hablo del Caribe, porque la verdad es que nos honra a los nicaragüenses que estemos dando este paso extraordinario, donde ya está bien avanzada la construcción de un gran hospital allá en el Caribe, un hospital de primera línea. Y la pesca, animando la pesca en aquellas zonas del Caribe.

Y luego, si recorremos ya la zona central de nuestro país y la zona del Pacífico, cuenten las carreteras que se han construido, que se construyeron y que incluso inauguramos algunas, como el paso de desnivel, en medio del golpismo, en el año 2018. ¡Aquí no se detuvo el trabajo! El golpismo, el terrorismo no lograron detener el espíritu de trabajo de los nicaragüenses.

Claro que hubo una sacudida que entorpeció proyectos que pudiesen haber caminado más rápido, porque el golpismo, el terrorismo son enemigos de los pobres. No quieren escuelas para los pobres, no quieren salud para los pobres, no quieren alimentación para los pobres. Todo lo quieren solamente para ellos. Y aquí tenemos una práctica revolucionaria, cristiana, que es la solidaridad, que es un principio cristiano, de amarnos los unos a los otros como a nosotros mismos.

Y la cantidad de viviendas que hemos venido construyendo de 2007 hasta esta fecha. Y seguimos construyendo. Y se construirán miles de viviendas con la cooperación de la hermana República Popular China. Y seguiremos construyendo también miles de viviendas con los recursos del Estado nicaragüense, combinando con las alcaldías, con el Programa Bismarck Martínez.

Fíjense, hermanos nicaragüenses que nos están escuchando en toda Nicaragua, ¿qué nos permitió avanzar tanto? ¡La paz! ¿Qué es lo que intentó destruir lo que estábamos construyendo, porque destruyeron? Ellos siempre han sido destructores, en los años 80 minaron nuestros puertos, destruyeron centros de almacenamiento de petróleo; lo que ha pasado en Cuba ahora, un accidente, pues aquí fue provocado por la CIA, los agentes de la CIA colocaron bombas allí para provocar ese incendio y que nos quedásemos sin petróleo.

Fíjense bien todos ustedes, ¿qué hubiese pasado si no hubiésemos detenido la arremetida terrorista? Nicaragua estaría en estos momentos en guerra, destruida, pero no podíamos permitirlo y se restauró el orden, como debía restaurarse, ¡se restauró el orden!

Y al restaurarse el orden, al desaparecer los tranques donde asesinaban a mujeres, niños, hombres, policías, no policías, donde los quemaban, donde los garroteaban, los torturaban, no podíamos permitir que continuaran con esos actos de barbarie, con el aplauso de la oligarquía.

Porque la oligarquía que hasta ese momento había estado caminando en una gran alianza con el Gobierno y con los trabajadores, sencillamente, cuando se trató de ajustar el salario y los ingresos de la Seguridad Social, lo que significaba tocar la bolsa a los ricos, a los capitalistas, entonces ahí rompieron y se lanzaron en planes que ya venían premeditados, en presiones y amenazas que tenían del gobierno yanqui, que si no rompían la alianza con el Gobierno Sandinista les iban a aplicar las sanciones.

Muchos de estos empresarios que se lanzaron en contra nuestra después de haber estado en alianza, llevando muy buenas relaciones, se vieron obligados a hacerlo porque los yanquis les amenazaron con congelarles los fondos que tenían allá en Estados Unidos, y por lo tanto destruirles sus empresas y sus negocios.

Llegaron al extremo de amenazarlos también con no permitir que los hijos de muchos de estos empresarios que estudiaban o estudian en Estados Unidos, ellos no iban a permitir que siguieran estudiando y que los iban a expulsar de Estados Unidos; o sea, una actitud totalmente criminal y cobarde de parte de los yanquis.

Pero se restableció el orden, fue muy importante ahí la combinación del Ejército resguardando los puntos estratégicos que ellos intentaban destruir, incluyendo, tenían como blanco los almacenes de medicamentos, los tenían como blanco para destruirlos. Y cubriendo puntos estratégicos el Ejército, librando la Policía una lucha heroica, porque, cuando la condición que pusieron ahí los que estaban al frente, los que estaban organizando y dirigiendo, era que la Policía no saliera. Entonces dijimos nosotros: ‘Bueno, talvez no quieren que la Policía salga, tienen temor y no quieren que la Policía los vaya a agredir, entonces, está bien que se quede la Policía en los cuarteles’. ¿Y qué hicieron? Empezaron a atacar los cuarteles todos los días, todos los días, y la Policía en un acto de disciplina, cuando su deber era reaccionar y controlar a los que estaban atacando las estaciones de Policía, todos los días.

Al final, no quedó más camino que decirle a la Policía que había que resguardar el orden, ya no se podía aguantar tanto crimen, no se podía permitir la destrucción de la economía. Tenían trancada Centroamérica, sí, porque al trancar los pasos aquí y tener aquí tranques en las ciudades, lógicamente el transporte de mercadería de los países centroamericanos se obstaculizaba, o quedaban entrampados ahí por días, por semanas, y reclamando, lógicamente con toda razón.

Al final no quedó más alternativa, como dijo Rugama, que la lucha, para poner el orden, de acuerdo con la ley, de acuerdo con la Constitución, porque eso lo manda la Constitución de cualquier país del mundo. Y allí la Policía, con la Policía Voluntaria, rápidamente despejaron los tranques y capturaron a los criminales, o a una parte de los criminales.

¡Fueron meses difíciles! ¿Qué podían pensar muchos nicaragüenses? Ahora vamos para atrás. Pero ese momento lo que hizo fue llenar de más fortaleza, de más coraje, de más creatividad a nuestro pueblo, y retomamos con fuerza el trabajo para recuperar la economía, para estabilizar las actividades productivas y seguir construyendo carreteras, seguir construyendo caminos.

Y llegó el Covid, y no nos detuvimos, seguimos trabajando, seguimos trabajando, y la economía nicaragüense logró irse estabilizando y luego creciendo. Y hoy, gracias a Dios, somos una economía en crecimiento, donde se multiplican las escuelas, los puestos de salud, los puestos de protección para las mujeres; es decir, los emprendimientos, la juventud lanzada por todos lados en actividades de emprendimiento.

Y hay alegría en Nicaragua, claro que hay alegría, este es un país lleno de alegría, lleno de esperanza, y eso provoca amargura y envenena más a aquellos que quieren ver a Nicaragua destruida. Son los que viven pidiendo que de una vez los yanquis destruyan las relaciones económicas con Nicaragua.

Pero Nicaragua tiene relaciones económicas con todo el mundo, y hemos establecido relaciones ahora con el país que ha tenido la economía de mayor crecimiento en la historia de la humanidad, la República Popular China, y agradecemos a la República Popular China su solidaridad con el pueblo nicaragüense. Y lógicamente la solidaridad de los pueblos hermanos, Venezuela, Cuba, los pueblos del ALBA; la Cooperación, el intercambio que tenemos con otros países, con otras naciones en toda Nuestramérica. Y las amenazas continuas de los europeos que se han convertido en instrumento de la política norteamericana.

Pero quiero concluir con la siguiente reflexión: pensemos todos, hermanos nicaragüenses, y se lo digo a la gente que está en la pobreza, a la gente que es sector medio, a los que tienen buenos negocios, a los que tienen una situación económica ya más elevada, a los que tienen más riqueza, a los grandes empresarios, a los inversionistas, se los digo a todos ellos, ¿qué sería Nicaragua sin esa paz recuperada? Y la garantía de la paz en Nicaragua han sido y serán el pueblo con toda su conciencia y sus instituciones: ¡El Ejército de Nicaragua y la Policía Nacional!

Por eso insistimos, nuestra organización en el campo de las instituciones armadas es para proteger la paz en Nicaragua, para defender la paz en Nicaragua, no para agredir a nadie. Eso explica por qué el Ejército, nuestras Fuerzas Armadas, la Policía, tienen muy buena relaciones con la población, y la población sabe que es la forma de que juntos defendamos la paz.

Pero está claro que cuando se cuenta ya con un Ejército sólido, con un Ejército muy bien preparado, muy bien disciplinado, y leal con la Patria, leal con el pueblo, entonces tenemos un Ejército que es garantía de la paz para el trabajo, garantía de la paz para la educación, garantía de la paz para la salud, garantía de la paz para las inversiones nacionales y extranjeras, garantía de la paz para el desarrollo de programas de salud, de programas de educación, de creación de nuevas escuelas.

Estamos hablando de obras para la vida garantizadas por el Ejército de Nicaragua, y por lo tanto, hermanos nicaragüenses es importante que valoremos, ustedes que bien conocen la historia de nuestro país, que valoremos lo que significa la paz y lo que significan instituciones que son fundamentales para garantizar la paz.

El Ejército es una organización fundamental para garantizar la paz, defender la soberanía del país, combatir el narcotráfico y el crimen organizado, para cooperar en las actividades productivas, acompañar en las actividades productivas a los campesinos. Es decir, es un Ejército que no se anda desplazando para matar, sino que es un Ejército que se desplaza para cooperar, para ayudar y darle seguridad lógicamente a la población junto con la Policía, de que no van a estar siendo víctimas de crímenes, de asesinatos, de robos.

Esa es la reflexión que nos tenemos que hacer todos, hermanos nicaragüenses: valoremos lo que significa la paz, y valoremos lo que significan estas instituciones. ¡sin estas instituciones no habría paz en Nicaragua!

Queridos hermanos, queridos compañeros que van a marchar en estos momentos en este 43 Aniversario, en homenaje a nuestro pueblo, les decimos: ¡Gracias hermanos, gracias compañeros, gracias a sus familias, gracias a los mandos, gracias General Julio César Avilés Castillo!


El General Avilés explicó los detalles del Desfile:

“Hoy reafirmamos que, defenderemos con firmeza y sin dobleces los Derechos irrenunciables y Fundamentos de la Nación nicaragüense.

“En este Desfile “Pueblo-Ejército” pasarán fuerzas representativas de nuestras unidades terrestres, aéreas y navales, en una composición de 2,200 efectivos militares, organizados en 32 bloques y 225 medios. todos desfilarán con alto sentido patriótico, con disciplina, cohesión y alto sentido de pertenencia institucional, valores que nos caracterizan a todos los miembros del Ejército de Nicaragua. Destacamos en este desfile la participación de 173 compañeras de armas, dignas representantes de la mujer nicaragüense.

“Hoy marcharemos, como siempre, dignos, firmes y sin dobleces por nuestra soberanía, independencia y autodeterminación nacional”.












Fuente:
La Gente - La Primerísima

Buscar

Búsqueda temática

TV / Vídeo

Editoriales amigas

Revistas Digitales