SpanishPortugueseEnglishFrenchChinese (Simplified)RussianPersianArabic
17/10/23
Israel castiga a Gaza desde 1948. Ayer vio imágenes que no esperaba en su vida debido a su arrogancia
Por Gideon Levi

Detrás de todo lo ocurrido, la arrogancia israelí.  Pensábamos que se nos permitía hacer cualquier cosa, que nunca pagaríamos un precio ni seríamos castigados por ello.  Seguimos sin confusión.  Arrestamos, matamos, maltratamos, robamos,protegemos a colonos masacradores, visitamos la Tumba de José, la Tumba de Otoniel y el Altar de Yeshua, todo en los territorios palestinos, y por supuesto visitamos el Monte del Templo -más de 5.000 judíos en las últimas festividades-.  Disparamos a personas inocentes, les arrancamos los ojos y les destrozamos la cara, los deportamos, confiscamos sus tierras, los saqueamos, los secuestramos de sus camas y llevamos a cabo una limpieza étnica. También continuamos con el asedio irrazonable en Gaza, todo estará bien.

Construimos una enorme barrera alrededor de la Franja, su estructura subterránea costó tres mil millones de shekels y estamos a salvo.  Confiamos en los genios de la Unidad 8200 y los agentes del Shin Bet que lo saben todo y nos avisarán en el momento adecuado. Estamos trasladando la mitad del ejército del enclave de Gaza al enclave de Huwara sólo para asegurar las celebraciones de las fiestas de los colonos, y todo estará bien, ya sea en Huwara o en Erez.  Luego resulta que una excavadora antigua y primitiva puede superar incluso los obstáculos más complejos y costosos del mundo con relativa facilidad, cuando existe un gran incentivo para hacerlo.  Mire, este arrogante obstáculo puede ser superado por bicicletas y motocicletas, a pesar de todos los miles de millones gastados en ello, y a pesar de todos los famosos expertos y contratistas que han ganado mucho dinero.

Pensábamos que podíamos continuar con el control dictatorial de Gaza, arrojando aquí y allá migajas de favor en forma de unos miles de permisos de trabajo en Israel -esto es una gota en el océano, que además siempre está condicionado a un comportamiento adecuado- y a cambio, los mantenemos en su prisión.  Hacemos las paces con Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos, y nuestros corazones se olvidan de los palestinos, para que puedan ser eliminados, como a muchos israelíes les hubiera gustado. Seguimos deteniendo a miles de prisioneros palestinos, incluidos aquellos recluidos sin juicio, la mayoría de ellos presos políticos, y no aceptamos discutir su liberación incluso después de décadas en prisión.  Les decimos que sólo por la fuerza sus prisioneros podrán alcanzar la libertad.

Pensábamos que seguiríamos rechazando con arrogancia cualquier intento de solución política, simplemente porque no nos convenía emprenderla, y seguramente todo seguiría así para siempre.  Y una vez más resultó que no era así.  Varios cientos de militantes palestinos traspasaron la valla e invadieron Israel de una manera que ningún israelí podría haber imaginado.  Unos cientos de combatientes palestinos han demostrado que es imposible encarcelar a dos millones de personas para siempre sin pagar un alto precio.

Así como ayer la vieja y humeante excavadora palestina demolió el muro, el más avanzado de todos los muros y vallas, también arrancó el manto de la arrogancia y la indiferencia israelíes.  También derribó la idea de que basta con atacar Gaza de vez en cuando con drones suicidas y vender estos drones a medio mundo para mantener la seguridad.

Ayer, Israel vio imágenes que nunca había visto en su vida: vehículos militares palestinos patrullando sus ciudades y ciclistas de Gaza entrando por sus puertas.  Estas imágenes deberían arrancar el manto de la arrogancia.  Los palestinos en Gaza han decidido que están dispuestos a pagar cualquier cosa por un atisbo de libertad.  ¿Hay alguna esperanza para eso?  No.  ¿Aprenderá Israel la lección?  No.

Ayer ya hablaban de aniquilar barrios enteros de Gaza, de ocupar la Franja de Gaza y de castigar a Gaza “como nunca antes se había castigado”.  Pero Israel lleva castigando a Gaza desde 1948, sin detenerse ni un momento.  75 años de abusos y ahora le espera lo peor. Las amenazas de «aplanar Gaza» sólo prueban una cosa: que no hemos aprendido nada.  La arrogancia llegó para quedarse, incluso cuando Israel una vez más ha pagado un alto precio.

Benjamín Netanyahu tiene una gran responsabilidad por lo sucedido y debe pagar el precio, pero el asunto no comenzó con él y no terminará después de su partida.  Ahora debemos llorar amargamente por las víctimas israelíes.  Pero también debemos llorar por Gaza.  Gaza, cuya población es en su mayoría refugiados creados por Israel;  Gaza, que no ha conocido ni un solo día de libertad.

Fuente:
Palestinalibre.org

Agenda

TV / Vídeo / Radio

Búsqueda temática

Buscar