SpanishPortugueseEnglishFrenchChinese (Simplified)RussianPersianArabic
23/07/22
Juegos geopolíticos en el África Oriental
Por Centro Katehon

África Oriental es una región importante para el comercio mundial. Los actores extranjeros a menudo buscan influir en la dinámica política local por razones económicas, políticas y de seguridad. Los sujetos políticos de la región, a su vez, pueden valerse de la participación de actores externos para promover sus propios intereses internos.

cuerno de África

La posición geoestratégica más importante se encuentra en la parte de África Oriental conocida como el Cuerno de África. Desde la apertura del Canal de Suez en 1869, las aguas de la región han proporcionado un vínculo marítimo rápido entre la región euromediterránea, Oriente Medio, África Oriental y el Océano Índico.

Históricamente, este lugar ha atraído a muchos estados que han tenido una fuerte influencia en el panorama político local. Las potencias rivales que reclaman la región han convertido el Cuerno de África, que incluye a Sudán, Etiopía, Yibuti, Eritrea, Somalia y Kenia, en un campo de juego imperial.

El valor estratégico del clúster se ve potenciado por el aspecto comercial. La mayor parte del comercio mundial entre Asia y Europa pasa por el Mar Rojo. Su volumen aumenta cada año. Los países de Oriente Medio que buscan diversificar sus economías para alejarse del petróleo y el gas están considerando cada vez más el Cuerno de África como mercados potenciales para las empresas agrícolas.

Desarrollo de la región

En la práctica política de África Oriental, las cumbres se utilizan a menudo con representantes de estados extranjeros, con el objetivo de brindar asistencia a la segunda parte en varios campos. Algunos expertos creen que tal cooperación es solo un método de manipulación. Los acuerdos permiten fortalecer la influencia política global en la región y obtener acceso a los recursos y mercados africanos.

La estrategia más exitosa, según Occidente, es la iniciativa «One Belt, One Road» de China. Además de desarrollar un gran comercio marítimo, China proyecta su poder a través de instalaciones portuarias que le dan acceso a muchos lugares estratégicos en Asia, Europa y África. Una base militar en Djibouti permitirá al estado equilibrar y contener a EE. UU. e India en el continente. Además, algunos expertos argumentan que la Iniciativa de la Franja y la Ruta es un sofisticado intento de China de arrastrar a África a una «trampa de la deuda».

No todos comparten esta posición. Los representantes rusos están convencidos de que la iniciativa de China brinda al mundo una excelente oportunidad de desarrollo. Entonces, en el marco del proyecto, apareció la primera autopista de alta velocidad en la parte oriental de África.

Cada uno de los países del Cuerno de África reacciona de manera diferente a las dinámicas geopolíticas y, dependiendo de la personalidad del líder, debe considerar o tratar de equilibrar tres factores determinantes: los problemas internos, los intereses regionales y la presión de los donantes de ayuda o potencias extracontinentales. . El factor más importante es la capacidad del líder para hacer frente a los problemas internos, ya que están relacionados con los intereses de los rivales políticos que reclaman el poder, la competencia institucional, el bienestar socioeconómico y la capacidad de los ciudadanos para expresar libremente sus opiniones.

Yibuti

Djibouti es una antigua colonia francesa ubicada en la confluencia real del Mar Rojo y el Océano Índico. Actualmente es el único cruce ferroviario de Etiopía. En el territorio del estado hay bases extranjeras de los EE. UU., Francia, China, Arabia Saudita, Japón e Italia. Djibouti tiene una importancia estratégica para muchos jugadores influyentes en el escenario mundial, ya que más del 10% del comercio mundial pasa por él.

Djibouti puede llamarse un estado relativamente estable, a pesar de su apertura a todo tipo de presión asociada con los intereses de fuerzas externas. Puede decirse que el país está equilibrando los intereses políticos personales de los líderes, los intereses regionales en el marco de la IGAD y las fuerzas extracontinentales en competencia. El tratado de defensa con Francia, dirigido principalmente contra Etiopía y Somalia, explica la relativa estabilidad de la región.

Los alquileres por el uso de bases militares extranjeras y puertos concurridos en Djibouti juegan un papel importante en la configuración del panorama político del estado. En particular, el control de alquileres fortalece la posición de los funcionarios y les permite ejercer un estricto control político sobre el país.

Al mismo tiempo, la amplia presencia de actores externos significa que las tensiones internacionales también podrían afectar a Yibuti. Por ejemplo, cuando Rusia solicitó al gobierno del estado que construyera una base militar en el país, la solicitud fue rechazada no por razones internas, sino por presiones de Estados Unidos, que temía la expansión de la presencia rusa en la región. . Asimismo, con la apertura de una instalación militar china en Djibouti, el país se ha convertido en un escenario de rivalidad chino-estadounidense.

Por supuesto, los actores externos pueden tener un impacto significativo en la dinámica política de la región. Sin embargo, es importante considerar que las autoridades locales utilizan activamente la participación de numerosos actores externos para promover sus propios intereses. Por ejemplo, el apoyo extranjero se puede utilizar para promover objetivos políticos nacionales. También es posible que varios jugadores extranjeros se enfrenten deliberadamente para aumentar la influencia y maximizar el apoyo externo. A veces, estas estrategias permiten que los políticos locales den forma a los enfoques de jugadores extranjeros más poderosos.

Somalia imperiosa

Los políticos de Somalia son los más hábiles en el uso de la intervención en el territorio del estado. Como la comunidad internacional intervino en el país a través de una combinación de iniciativas humanitarias, diplomáticas y militares, los políticos y caudillos somalíes utilizaron prácticamente cada una de estas iniciativas en su beneficio.

Por ejemplo, a principios de la década de 1990, Ali Mahdi Muhammad aprovechó su participación en conferencias internacionales de paz sobre Somalia para obtener reconocimiento internacional. Gracias a este reconocimiento, obtuvo acceso a vastos recursos económicos y militares y los utilizó para luchar contra Mohammed Farah Aidid, su rival político interno en el Congreso Unido de Somalia.

Desde entonces, esta estrategia ha sido ampliamente replicada por sucesivos presidentes de estado. Todavía está en uso hoy en día, ya que el país aún depende del apoyo económico y de seguridad de la comunidad internacional.

En ocasiones, los políticos locales también han utilizado acuerdos de seguridad para su propio beneficio. Asimismo, a medida que los países de Medio Oriente expandieron su influencia en Somalia durante la última década, los políticos somalíes han tratado de manipular estas nuevas fuentes de apoyo externo para su propio beneficio.

Por ejemplo, en vísperas de las elecciones de 2017, un grupo de políticos somalíes logró obtener financiación electoral de los Emiratos Árabes Unidos. Luego, los fondos se utilizaron para fines personales, para gran disgusto de los políticos emiratíes que no lograron elegir a sus candidatos preferidos.

En ocasiones, los políticos locales también han utilizado acuerdos de seguridad para su propio beneficio. Por ejemplo, el ex presidente de la república, Mohammed Abdullahi Mohammed, utilizó el Haramkad, un cuerpo de policía especial entrenado por Turquía, como su fuerza policial privada.

Etiopía

En noviembre de 2020, después de meses de tensión entre el gobierno y los líderes regionales, estalló un conflicto militar en la región de Tigray en Etiopía, el segundo país más poblado de África. Dieciséis meses después del inicio de la campaña militar del primer ministro Abu Ahmed, los combates disminuyeron, pero durante este tiempo el estado sufrió mucho. El conflicto se ha cobrado la vida de miles de personas y ha obligado a más de dos millones a huir de sus hogares. Los residentes de algunas áreas permanecieron al borde de la inanición.

A pesar de una tregua humanitaria liderada por el gobierno, gran parte de la región de Afar todavía está bajo la ocupación de los combatientes rebeldes. Al mismo tiempo, la solución militar permitió aumentar el flujo de ayuda por carretera y aire.

Las Naciones Unidas participan activamente en la entrega de ayuda humanitaria a Tigray, así como a las regiones fronterizas con Amhara y Far. Etiopía en esta etapa se encuentra en una posición extremadamente vulnerable. El «Frente Popular de Liberación de Tigray» (FPLP) interfiere de todas las formas posibles con los suministros, ocupando rutas humanitarias, manteniendo la inestabilidad en el país.

Las acciones de la ONU en este sentido se ven no solo como un acto de buena voluntad y asistencia sustancial, sino también como una palanca de presión. Etiopía depende directamente de los aliados externos; sin su apoyo, el país decaerá rápidamente. Así, la ONU recibe una influencia significativa en la región, ya que su futuro depende en gran medida de las decisiones de la organización.

Durante la fase activa de las hostilidades, Etiopía fue asistida por los Emiratos Árabes Unidos, Turquía e Irán. Se puede decir que la flota de vehículos aéreos no tripulados armados importados de estos países se ha convertido en la clave del éxito en el campo de batalla. Dieron golpes decisivos a las fuerzas de Tigray. Estos estados tienen sus propios intereses en la región. Al brindar apoyo armado, detienen las amenazas a sus intereses y expanden su influencia en África Oriental.

Es de destacar que el choque militar en Etiopía contribuyó al deterioro de las relaciones entre el estado y los Estados Unidos. En 2006, con el gobierno del país concentrado en manos de los Tigrays, Etiopía emergió como un país estable en una región conflictiva. Entonces los Estados entraron en una alianza con el estado.

La situación empeoró cuando el poder en el país fue reemplazado por la oposición y comenzaron las hostilidades. En diciembre, Human Rights Watch acusó a los rebeldes de Tigray de ejecutar a decenas de civiles en las áreas capturadas, lo que provocó más atrocidades durante el transcurso de la guerra. El conflicto ha puesto bajo gran tensión los lazos que alguna vez fueron estrechos entre Etiopía y Estados Unidos. Joe Biden despojó a Etiopía de los privilegios comerciales y amenazó a sus líderes con sanciones. Así que el país perdió un importante aliado político.

gran presa

Otro foco de controversia en Etiopía es la “Gran Presa del Renacimiento Etíope” (GERD, por sus siglas en inglés) en el Nilo Azul. La presa se encuentra a unos 40 kilómetros al este de Sudán. En febrero de 2022 se puso en funcionamiento.

Etiopía anunció su intención de construir una central hidroeléctrica en 2011. Egipto y Sudán, aguas abajo del río Nilo, protestaron. Los estados argumentaron que la nueva represa reduciría significativamente el nivel del agua en el río en sus territorios.

Etiopía, por otro lado, tiene una visión diferente. El país confía en que la represa beneficiará a las regiones que protestan. Con la ayuda de una represa, será posible regular las fluctuaciones en el caudal de agua y aumentar su disponibilidad en los meses de bajo caudal. Esto aumentará la capacidad de las represas en Sudán para generar electricidad. Etiopía también afirma que la central hidroeléctrica reducirá los daños por inundaciones. Además, Sudán podrá comprar la electricidad generada por la presa.

A pesar de esto, Egipto y Sudán continuaron obstruyendo activamente la implementación de este proyecto. Las negociaciones no ayudaron a erradicar el conflicto. Los países querían que sus «derechos históricamente adquiridos» fueran la base de todas las negociaciones sobre represas. Etiopía considera que esto es injusto e irrazonable, además de incompatible con la Declaración de Principios adoptada por los tres países en 2015.

En 2020 se inició el llenado del embalse de la UHE. Aparentemente, este proceso hasta ahora no ha causado ningún daño significativo a los Estados río abajo.

Los conflictos dentro de la región contribuyen a la desestabilización de África Oriental. Al mismo tiempo, la implementación exitosa del proyecto de la Gran Represa ayudará a transformar el sector agrícola, trasladará la industria y la producción a regiones subdesarrolladas y reducirá la deforestación. También tiene el potencial de revolucionar la educación y llevar Internet a las zonas rurales. La represa se ha convertido en un verdadero símbolo del orgullo nacional de Etiopía mientras lucha por superar su pasado de inestabilidad económica y política.

Inicialmente, la construcción de una grandiosa represa en Etiopía se estimó en alrededor de 5 mil millones de dólares estadounidenses. Se alega que Egipto socavó la capacidad de Etiopía para acceder a la financiación internacional y obligó al país a depender de la «financiación colectiva» para el proyecto. Como resultado, Etiopía logró atraer fondos de etíopes en el país y de la diáspora en el extranjero. Además, el país recibió una subvención de mil millones de dólares del Exim Bank de China.

Se planea exportar el excedente de electricidad a las regiones vecinas, incluido Sudán. En consecuencia, la energía hidroeléctrica tiene un gran potencial para estabilizar África. Las actividades conjuntas en este sector podrían tener un impacto positivo en la implementación del proyecto. Sin embargo, las diferencias políticas pasan a primer plano aquí.

Mozambique

Mozambique también es una zona conflictiva en el este de África. Las acciones ilegales del grupo ISIS-Mozambique se están desarrollando activamente aquí (recordamos que la organización ISIS está prohibida en Rusia). Originalmente organizado como Ansar al-Sunnah (también prohibido en Rusia), ISIS-M es un ejemplo de cómo utilizar los problemas económicos y políticos actuales del país en su beneficio. El grupo local logró entrar en las noticias mundiales al jurar lealtad a ISIS.

ISIL-M tiene una gran capacidad para lanzar ataques contra instalaciones estratégicas en Mozambique y tiende a apuntar a la infraestructura (incluidas las fuentes de alimentación), las oficinas gubernamentales y los edificios gubernamentales. En 2020, el grupo logró incluso derrotar al ejército mozambiqueño y hacerse con el control del puerto estratégico de Mocimboa da Praia tras cinco días de intensos combates. En marzo de 2021, el grupo continuó sus ataques y capturó Palma, una ciudad en la costa noreste de la provincia mozambiqueña de Cabo Delgado. El asedio duró cuatro días. Los militantes mataron al menos a decenas de residentes locales y destruyeron la infraestructura, los bancos y la estación de policía de la ciudad.

ISIS-M es llamada una de las organizaciones terroristas más duras del mundo. El grupo amenaza la seguridad regional y global en África Oriental.

Estados Unidos está brindando asistencia activamente para resolver este problema. En marzo de 2021, el Departamento de Estado de EE. UU. designó a ISIS-M como Organización Terrorista Extranjera. Poco después, se envió una unidad de boinas verdes estadounidenses para entrenar a los marines mozambiqueños.

Varios programas de cooperación en seguridad y ayuda exterior de EE. UU. tienen como objetivo fortalecer la capacidad de las fuerzas de seguridad, promover el desarrollo económico y contrarrestar el extremismo violento. Parte de esta ayuda está separada de la ayuda bilateral estadounidense no insurgente más amplia, con un valor estimado de $ 536 millones en el año fiscal 2021.

La presencia de las Fuerzas de Operaciones Especiales de EE. UU. en Mozambique permite a los Estados Unidos forjar asociaciones militares en una campaña diplomática para influir en el gobierno como su socio de elección.

Sudán del Sur

La región más problemática del este de África es Sudán del Sur. Después de la separación pacífica de Sudán en 2011, la República se convirtió en el país número 54 de África. Si bien los ricos campos petroleros del país han sido una fuente de optimismo económico, los efectos del conflicto y las interrupciones del servicio están teniendo un fuerte impacto en un país donde los niveles de desarrollo humano se encuentran entre los peores del mundo.

En 2021, la situación en Sudán del Sur empeoró. El país ha enfrentado inestabilidad social y política debido a la violencia y una variedad de trastornos entrelazados, incluidos conflictos, inundaciones persistentes y sin precedentes, inflación y el impacto y el peso económico de COVID-19.

Los investigadores predicen que en 2022, 8,3 millones de personas en Sudán, incluidos los refugiados, se enfrentarán a una inseguridad alimentaria aguda durante el pico de la temporada de carestía (mayo-julio). Los niveles extremos de inseguridad alimentaria y desnutrición que afectan a dos tercios de la población del país hacen de Sudán del Sur una de las regiones con mayor inseguridad alimentaria del mundo.

Sudán del Sur también se encuentra en el centro de una crisis climática pasada por alto. El año pasado, el país sufrió una fuerte inundación que afectó a ocho de los diez estados de la república. Más de 800.000 personas se vieron afectadas por estos hechos. El cambio climático ha modificado las rutas y los periodos de trashumancia del ganado. El agotamiento de los recursos debido a los desastres naturales, especialmente los pastizales y el acceso a las fuentes de agua, se ha convertido en una fuente de tensión entre pastores y agricultores.

La población del estado no puede recibir asistencia humanitaria debido a la tensa situación en la región asociada a la violencia armada y trabas burocráticas. La infraestructura vial deficiente plantea desafíos adicionales para el acceso humanitario. Entre enero y diciembre de 2021, hubo 591 incidentes de obstrucción de la ayuda mediante impuestos ilegales y extorsión, especialmente en los puestos de control.

Sudán del Sur necesita desesperadamente ayuda externa. La ONU ha informado reiteradamente sobre la deplorable situación en la región. Las Naciones Unidas están brindando asistencia humanitaria, pero esto no es suficiente para estabilizar la situación. La posición herida de Sudán del Sur lo convierte en un objetivo para la manipulación política.

hambruna masiva

La situación en África Oriental se ha deteriorado significativamente debido a la crisis ruso-ucraniana. Una sequía prolongada y el suministro limitado de alimentos al Territorio provocaron un rápido aumento de los precios de los alimentos. La falta de alimento y agua contribuyó a la muerte masiva del ganado. Estas circunstancias han privado a los habitantes de la región de una importante fuente de alimentación. Actualmente, varios millones de personas en Somalia, Etiopía, Kenia y Uganda viven al borde de la inanición.

Por supuesto, tales tendencias tienen un impacto negativo en las actividades políticas y económicas del este africano. La colaboración con nuevos aliados externos puede resolver la situación de crisis.

Por lo tanto, Ucrania anunció su intención de organizar el suministro de alimentos a los mercados de Kenia y Uganda. Según el mensaje del Ministro de Política Agraria y Alimentación de Ucrania para la Integración Europea, Vladislava Rutitskaya: » El año que viene, este tema seguirá adelante».

Rutitskaya señala que la cooperación con Kenia le dará al estado acceso a Burundi, Ruanda y Sudán del Sur.

Es difícil predecir si la implementación de este proyecto es posible en las condiciones actuales. Además, es obvio que esto no resolverá la situación actual de hambruna masiva, a pesar de la perspectiva a largo plazo de esta cooperación que se estableció originalmente. Sin embargo, el deseo de Ucrania de «tener acceso a los mercados regionales» es muy significativo.

oro negro

Uganda se esfuerza por mejorar la situación de la región por su cuenta. Las autoridades estatales se pronunciaron sobre su intención de invertir en nuevos yacimientos de recursos hidrocarburíferos. Se supone que la producción de petróleo y gas en la región podrá satisfacer tanto la demanda local como la continental.

Actualmente, la producción de petróleo en Nigeria, Libia y Angola está disminuyendo. Por eso, los nuevos depósitos en Uganda son muy importantes para África.

Anteriormente, la falta de inversión en producción y desarrollo de infraestructura desde principios de la década de 2000 provocó un estancamiento en el mercado del petróleo y el gas en Uganda. Las reformas políticas y las iniciativas gubernamentales en los últimos años han llevado a un aumento en la inversión, contribuyeron a la llegada de las grandes empresas de petróleo y gas, ayudaron a desarrollar infraestructura que podría permitir que la producción comience en 2025.

El presidente ruso Vladimir Putin en abril dio instrucciones para acelerar la reorientación de las exportaciones de petróleo y gas. Como socio potencial, el líder del estado recomendó estudiar el mercado de la región africana.

La extracción y exportación de minerales siempre depende directamente de la situación geopolítica. La implementación exitosa de los proyectos anteriores podrá establecer la economía de África Oriental y estabilizar su posición en el escenario mundial.

Fuente:
Katehon

Buscar

Búsqueda temática

TV / Vídeo

Editoriales amigas

Revistas Digitales