SpanishPortugueseEnglishFrenchChinese (Simplified)RussianPersianArabic
25/05/23
El regionalismo africano en la etapa actual

El 9 de febrero de 2023, en una reunión en la capital de Burkina Faso, Uagadugú, los ministros de Relaciones Exteriores de tres estados de África Occidental -Olivia Rouamba (Burkina Faso), Morissanda Kouyate (Guinea) y Abdoulaye Diop (Malí)- realizaron una declaración conjunta en ampliar las asociaciones entre estos países para aumentar el volumen del comercio triangular, abordar el problema de la inestabilidad regional y tomar medidas conjuntas para restaurarsu membresía (anulada debido a un cambio de poder inconstitucional) en la Unión Africana (UA) y la Comunidad Económica de África Occidental (ECOWAS). La comunidad mundial tomó esta declaración como un anuncio de la creación de una nueva asociación regional, aunque la “asociación” entre estos estados aún no se ha formalizado, tres meses después, y por lo tanto las perspectivas para su preservación y desarrollo siguen sin estar claras.

Causas y requisitos previos para el acercamiento tripartito

Las razones para un mayor acercamiento entre Burkina Faso, Guinea y Mali que con otros estados de la región existieron durante todo el período de su desarrollo independiente, es decir, desde finales de los años 50 hasta principios de los 60, ya que estos países son antiguas colonias francesas unidas por la lengua francesa y el asentamiento en sus territorios de grupos étnicos iguales o cercanos con cultura y tradiciones similares; además, Burkina Faso y Guinea comparten fronteras con Malí. Los requisitos previos concretos para la formación de la “asociación estratégica” declarada han aparecido en los últimos años en relación con la llegada al poder en estos estados de líderes militares que están listos para seguir una política independiente, tanto interna como externa, y actuar como un frente unido. contra las adversidades que les han acontecido:

Mientras tanto, los golpes militares y los regímenes militares no son fenómenos nuevos para África y, para ser justos, cabe señalar que cuando el ejército destruye las instituciones de poder “democráticas” en los países del continente, por regla general, nada cambia en la vida. de los africanos comunes: el nivel de bienestar material sigue siendo el mismo , y si disminuye, entonces por otras razones objetivas (conflictos, epidemias, sequías, etc.); tanto los líderes civiles como militares son igualmente susceptibles a la corrupción; se pueden imponer sanciones externas independientemente del sistema político (un ejemplo llamativo es Sudán, que estuvo bajo sanciones durante mucho tiempo, aunque el régimen de Omar al-Bashir, que gobernó de 1993 a 2019, fue considerado formalmente civil, y el general ocupó la presidencia después de elecciones regulares). En cuanto a la «democracia»

Durante la Cumbre de Emergencia de la CEDEAO en junio de 2022, su presidente, el presidente de Ghana, Nana Akufo-Addo, afirmó la necesidad de “encontrar una solución para los tres países de África Occidental donde los regímenes militares están en el poder para ayudarlos a regresar al orden constitucional”. Mientras tanto, fue en Ghana donde los años del gobierno de J. J. Rawlings como líder militar (1982-1992) fueron recordados por los habitantes del país como el período de la lucha más eficaz contra la corrupción, la recuperación económica y otros logros.

Golpes militares en Malí, Guinea y Burkina Faso

El 18 de agosto de 2020, el actual presidente interino de Malí, Assimi Goita, lideró un golpe de Estado que condujo al derrocamiento del entonces jefe de Estado, Ibrahim Boubacar Keita. El golpe tuvo lugar en el contexto de disturbios. El líder civil fue acusado de connivencia con la corrupción e incapacidad para garantizar la estabilidad política: de hecho, incluso en presencia de las fuerzas de paz que supuestamente defendieron al régimen de los yihadistas, y con una importante ayuda financiera externa, los «socios» occidentales del país no pudieron ayudar a la población civil. autoridades superan la crisis político-militar.

El presidente interino de Malí, a pesar de las exigencias de la CEDEAO de nombrar a un político civil, fue el ex ministro de Defensa (2014-2015), un coronel retirado (es decir, Goita comprometido) Ba Ndau, quien lo nombró para el cargo de presidente. del gobierno de transición (25 de septiembre de 2020 – 24 de mayo de 2021 años) diplomático de carrera Moctar Wana. A. Goita recibió el cargo de Vicepresidente; formalmente, sus poderes se limitaban a cuestiones de defensa y seguridad, pero en la práctica realizaba viajes oficiales, recibía embajadores, nombraba miembros del parlamento interino, etc.

Como resultado, desde el principio surgieron tensiones en los órganos de transición entre los recientes golpistas, que querían mantener el poder, y los civiles, que intentaban limitar los poderes de los militares, así como entre todo el grupo gobernante y la comunidad internacional de Malí. socios, incluidos los de África Occidental, que insistieron en una pronta y completa transferencia de las funciones de la administración pública al gobierno civil. Las nuevas autoridades, bajo constantes presiones y sanciones externas, ni siquiera tuvieron tiempo de formular medidas para estabilizar la situación política interna, que se complicó por la expansión del radicalismo islámico, las actividades de numerosos grupos extremistas, las consecuencias del COVID-19 pandemia y la recesión económica por todas estas circunstancias.

Aprovechando la aparente incapacidad del gobierno de transición para abordar estos temas, el 24 de mayo de 2021, Goita, quien ciertamente buscaba una oportunidad para convertirse en «primero entre iguales», lideró un segundo golpe y asumió como presidente el 2 de junio. 7. Curiosamente, esta vez los malienses, aparentemente sin esperar nada bueno de los golpistas que ya habían tomado el poder un año antes, no salieron a las calles en apoyo del golpe, que en cierta medida desató las manos de la UA y la CEDEAO, que no solo apartó a Malí de participar en estas organizaciones, sino que impuso sanciones contra el país, que implicaron el cierre de fronteras, el cese de la asistencia financiera y el establecimiento de un embargo comercial. Estas medidas han golpeado la economía de una nación sin salida al mar que importa el 70% de sus necesidades alimentarias y depende en gran medida de los suministros de ayuda humanitaria.. Para evitar sanciones más duras o lograr el levantamiento de algunas de ellas, Goita se vio obligado a nombrar un primer ministro civil, que se convirtió en el experimentado político Choguel Maiga, pero la UA y la CEDEAO no apreciaron este paso del líder maliense y no hacer concesiones .

Mientras tanto, la junta logró obtener importantes victorias contra los grupos islamistas armados y, en febrero de 2022, un exitoso gobierno militar invitó oficialmente a París a retirar sus tropas de Malí sin demora, lo que provocó un gran júbilo en Bamako. Si bien estos hechos no significaron una resolución completa del conflicto y mucho menos una reconciliación con la UA y la CEDEAO, las sanciones se levantaron parcialmente en el verano de 2022 luego de que las autoridades presentaran un plan de transición que preveía reuniones parlamentarias a fines de 2023. y – en febrero de 2024 – elecciones presidenciales.

En un esfuerzo por superar el aislamiento político y económico en la región de África Occidental, el gobierno militar comenzó a fortalecer las relaciones con Guinea, donde un golpe de estado en septiembre de 2021 brindó a Bamako una oportunidad imprevista de ampliar los contactos con Conakry, gracias al ascenso al poder de un ex “colega” Goita allí.

El 5 de septiembre de 2021 se produjo un golpe militar en Guinea, cuando el presidente Alpha Conde, de 83 años, fue destituido del poder y un grupo de oficiales encabezados por el coronel Mamady Dumbuya, comandante de las fuerzas especiales, asumió la jefatura de Estado. Los golpistas disolvieron el parlamento y el gobierno, derogaron la constitución, anunciaron la sustitución de gobernadores civiles, prefectos y otros funcionarios por oficiales del ejército, cerraron temporalmente las fronteras terrestres y aéreas y emitieron un llamamiento que se ha vuelto común en estos casos, en el que acusaron a los antiguo régimen de violar los derechos humanos, la mala gestión, condonar la corrupción y otros pecados, prometiendo a los ciudadanos paz, tranquilidad y crecimiento en el bienestar material.

Los 18 partidos de oposición emitieron una declaración conjunta apoyando a los militares en su búsqueda de «reformas constitucionales profundas». Los guineanos en masa dieron la bienvenida al ascenso al poder de los militares. Miles de personas en Conakry y otras ciudades salieron a las calles para celebrar el derrocamiento de Condé, quien ha perdido gran parte de su popularidad en los últimos años. Así, el golpe no fue impredecible y correspondió plenamente a las «aspiraciones del pueblo».

De hecho, bajo el gobierno de Conde, Guinea siguió siendo uno de los estados más pobres de África, aunque fue precisamente durante diez años (llegó al poder por primera vez en 2010, luego fue reelegido para el puesto más alto del gobierno en 2015 y 2020) que el país logró su presidencia una relativa estabilidad económica: el crecimiento del PIB en el período anterior al COVID alcanzó alrededor del 6%, que es un nivel muy alto para la región. Cabe señalar, sin embargo, que se trataba de un “crecimiento sin desarrollo”, es decir, los indicadores macroeconómicos crecieron debido a los “logros” en el sector minero a expensas de otras industrias y tuvieron poco efecto en la situación material de la mayoría de los guineanos.

En 2020, el crecimiento del PIB —gracias a la exportación ininterrumpida de bauxita a pesar de la pandemia— se mantuvo en un 5,2 %, superior al de muchos otros países africanos, pero la situación socioeconómica de Guinea, que depende de la importación de muchos bienes, incluidos comida, comenzó a deteriorarse. En enero de 2021, los precios de la harina, los cereales y el azúcar importados aumentaron y, bajo la presión del Sindicato Nacional de Panaderos, el gobierno incrementó notablemente el precio de los productos horneados, lo que provocó una ola de protestas que obligó al gobierno a revertir su decisión. Pero esto provocó una escasez de pan en muchas áreas, ya que los panaderos se negaron a producir productos con pérdidas. El enfrentamiento entre ellos, las autoridades y la población terminó con una subida aún mayor del precio del pan y otros alimentos y un nuevo aumento del descontento.

Un mes antes del golpe, se anunció un aumento en el precio de la gasolina de 9.000 a 11.000 francos guineanos (1,12 dólares) por litro . Para «equilibrar el presupuesto», el gobierno introdujo impuestos nuevos y aumentó los antiguos. Con una epidemia que obligó a las autoridades a aumentar el gasto en atención médica y comprar millones de dosis de vacunas, los guineanos podrían haber llegado a un acuerdo con el aumento de los precios y los impuestos si Condé, después de las elecciones de 2020, aparentemente creyendo en la fortaleza de su posición, en al mismo tiempo propuso aumentar los fondos para el parlamento y los servicios presidenciales y reducir los fondos asignados al ejército y la policía. Los militares ciertamente no podían ignorar esto, y al mismo tiempo se aprovecharon del malestar en la sociedad.

Los disturbios por el pan y otros disturbios continuaron durante la primera mitad de 2021, es decir, en el momento del golpe, la situación en el país estaba tan desestabilizada que los guineanos bien podrían considerar la intervención del ejército como una solución a muchos problemas. Es decir, los golpistas confiaban en el apoyo de la población, que muchas veces se caracteriza por el olvido: acusando de represión al gobierno civil, los habitantes del país perdieron de vista que eran el ejército y la policía los que participaban activamente en la represión de protestas masivas contra los resultados de las elecciones de 2020, cuando más de 30 personas. Es decir, es imposible justificar inequívocamente el cambio de poder, sobre todo porque el golpe de estado cayó bajo la categoría de «cambio ilegal de gobierno» (NSP),

Tras tomar el poder, los militares formaron el Comité Nacional para la Cohesión y el Desarrollo que, según Dumbui, se vio obligado a «asumir la responsabilidad del futuro de Guinea», que se encontraba » en una situación política difícil». Por cierto, mientras servía en la Legión Extranjera Francesa, el actual líder guineano se desempeñó como instructor en evaluación de riesgos y toma rápida de decisiones; luego estuvo en las filas del US Africa Command (AFRICOM), en el que en febrero de 2020 participó en los ejercicios militares (antiterroristas) Flintlock junto a Assimi Goita y el líderel primer golpe de 2022 en Burkina Faso por Paul-Henri Damiba. Quizás fue el éxito de Goita al tomar el poder lo que inspiró primero a Dumbuya y luego a Damiba a organizar sus propios golpes.

La comunidad occidental condenó unánimemente a los golpistas guineanos, la UA y la CEDEAO suspendieron la afiliación del país a estas organizaciones. CEDEAO impuso sanciones – económicas y relacionadas con los viajes al extranjero. Solo el gobierno de Goita no apoyó estas medidas. Además, en 2022, se firmaron varios acuerdos de cooperación entre Bamako y Conakry, lo que supuso el primer paso para formar una asociación, a la que más tarde se sumó un tercer estado, Burkina Faso.

El primer golpe de Estado de 2022 en el país de África Occidental se produjo el 23 de enero: un grupo de militares derrocó al presidente Roque Marc Christian Kabore, y el 1 de febrero se proclamó interino al líder de los rebeldes, el teniente coronel Paul-Henri Sandaogo Damiba. Jefe de Estado. Al igual que los malienses y los guineanos antes que ellos, los burquineses celebraron el derrocamiento del gobierno civil, que perdió apoyo principalmente por su incapacidad para superar la pobreza y contrarrestar la violencia ejercida por los grupos islamistas en las regiones del norte del país.

La UA y la CEDEAO, como de costumbre, han suspendido la membresía de Burkina Faso en estas organizaciones «hasta que se restablezca el orden constitucional». Posteriormente, la CEDEAO y la administración militar del país aprobaron un período de transición de dos años y acordaron celebrar elecciones presidenciales en 2024.

Mientras tanto, Damiba incumplió su promesa de devolver los territorios ocupados por los grupos armados al control del gobierno, y el 30 de septiembre de 2022 se produjo en Burkina Faso un segundo golpe de estado en Burkina Faso, encabezado por el capitán Ibrahim Traore, quien se declaró jefe de Estado. Al asumir el cargo, se comprometió a realizar elecciones democráticas en julio de 2024, de acuerdo con el cronograma acordado con la UA. ECOWAS no ha impuesto sanciones contra el nuevo régimen. Me gustaría explicarlo por la toma de conciencia por parte de los líderes de la Comunidad de la magnitud de la catástrofe, que podría dar lugar a la introducción de sanciones económicas contra un país que es uno de los más pobres de África (3 millones de personas, es decir, uno de cada siete de sus habitantes tiene hambre permanente [ 1]), pero hay que admitir que el “gran gesto” de la CEDEAO está más relacionado con la retórica conciliadora de Traore, que no quiere romper por completo las relaciones con la organización regional.

posición de la CEDEAO

En diciembre de 2021, en vísperas de la cumbre de la CEDEAO, en parte dedicada a la situación en Malí, las autoridades de este país anunciaron su decisión de ampliar el período de transición por cinco años, explicando esto por la inestabilidad de la situación política interna y la necesidad para superar la amenaza yihadista. En respuesta, en enero de 2022, la Comunidad impuso otra ronda de sanciones diplomáticas, económicas y comerciales contra Malí. Tras varios meses de intensas negociaciones, en junio de 2022, durante la Cumbre de Emergencia de la CEDEAO, el gobierno de Goita acordó un período transitorio de 24 meses, aunque la Comunidad exigió un límite de 16-18 meses. Muchos expertos esperaban entonces la eliminación de una serie de sanciones de Bamako, principalmente el levantamiento del bloqueo de sus fronteras, pero esto no sucedió, aunque el país ya estaba al borde del incumplimiento en ese momento.congelado _ Es cierto que un mes después, el 3 de julio de 2022, se levantaron parte de las sanciones.

El primer paquete de sanciones de la CEDEAO contra Guinea se introdujo inmediatamente después del golpe de septiembre de 2021, pero solo afectó a los golpistas y sus familias. Dumbua prometió entonces transferir el poder a los políticos civiles en 36 meses, la CEDEAO exigió que el plazo se redujera a seis meses, Dumbua se negó y la Comunidad impuso sanciones contra el país, impidiendo que sus líderes fundamentaran sus posiciones y actuando en violación de los principios de la justicia natural. En mayo de 2022, Dumbua anunció que el período de transición duraría 39 meses, luego de lo cual tendrían lugar las elecciones presidenciales, pero la CEDEAO consideróeste plazo era inaceptable y amenazaba con nuevas sanciones, que se introdujeron en septiembre de ese año. En particular, el Banco de Inversiones y Desarrollo de la CEDEAO suspendió la financiación de proyectos de desarrollo de Guinea, incluidos dos proyectos de energía que son extremadamente importantes para el país.

En Burkina Faso, el 1 de marzo de 2022, se adoptó una Carta de Transición que prevé la retención del poder en manos de los militares durante tres años. La CEDEAO, aunque expresó su descontento por la extensión del mandato, no comenzó a imponer sanciones, ya que las disposiciones de la Carta cumplían en gran medida con los requerimientos de la Comunidad de impedir la participación de un jefe de Estado transitorio hasta las elecciones que se realizarían antes. 2 de julio de 2024. Tanto Damiba como Traore con estos coincidieron en puntos y evitaron así la suerte de Malí y Guinea, al menos en materia de sanciones.

De hecho, las sanciones impuestas, si bien complican la situación económica, no inducen a los líderes militares a acortar el período de transición. Sólo les complican los procesos de estabilización y preparación electoral por el empeoramiento de la situación económica, el cese o reducción del suministro de bienes necesarios, etc. Además, los países que están bajo sanciones, y no solo ellos, porque cualquier estado puede estar en su lugar, pierden la confianza en una organización regional y comienzan a vivir con sus propias leyes, como sucedió, por ejemplo, con Malí: si al principio Goita trató de justificar el aplazamiento de las elecciones previstas para febrero de 2022, luego se limitó a anunciar que no se realizarían hasta cuatro años después y, se podría decir, no escuchó objeciones.

Por supuesto, al imponer sanciones, la CEDEAO está actuando de acuerdo con sus directrices de «tolerancia cero» para la toma del poder armada: la Comunidad ha adoptado una serie de documentos relacionados con el «progreso de la gobernabilidad democrática» en los estados miembros .la asociación regional tiene derecho a imponer sanciones en el caso de NRT, y ECOWAS se adhiere consistentemente a ellas (aunque hay excepciones, como en ambos casos con Burkina Faso en 2022). Sin embargo, si esto se permitiera, cabría desear que la Comunidad aplicara un “enfoque selectivo” a la hora de imponer sanciones, sobre todo porque existe el concepto de “golpe militar incruento” (esta definición se refiere a los cinco hechos de cambio de poder que se están considerando ) que se pueden utilizar en la toma de decisiones. Además, los golpes mencionados anteriormente fueron más o menos apoyados por la población.

posición de CA

Desde 1960, el «Año de África», ha habido alrededor de 200 golpes militares y sus intentos en el continente, lo que llevó a los líderes africanos a tomar medidas para garantizar que quienes toman el poder por la fuerza no se conviertan en gobernantes «legítimos». En 2000, la antecesora de la UA, la Organización para la Unidad Africana (OUA), adoptó la llamada Declaración de Lomé sobre principios para responder a un “cambio de gobierno inconstitucional”, que disponía la suspensión de la membresía del país en la organización. en el caso del NSP. Este enfoque fue adoptado por la Unión Africana, que el 30 de enero de 2007 promulgó la Carta Africana para la Democracia, las Elecciones y la Gobernanza (ACHDL), que entró en vigor el 15 de febrero de 2012. De los 55 estados miembros de la UA, 46 han firmado la Carta y 34 lo han ratificado, incluidos Burkina Faso, Guinea y Malí. Sin embargo, como demostraron los acontecimientos posteriores en estos países y en África, En conjunto, la Carta no se convirtió en una panacea para la intervención del ejército en la vida política. Mientras tanto, en la cumbre de la Unión Africana el 19 de febrero de 2023 en Addis Abeba,Se confirmó la “tolerancia cero” para NSP .

La suspensión de la membresía en la UA y la imposición de sanciones contra los países «culpables» ocurren con envidiable regularidad: en 2003, la República Centroafricana (RCA) y Guinea-Bissau se convirtieron en la «víctima» de la Unión Africana, en 2005 – Mauritania y Togo, en 2008 – Mauritania y Guinea, en 2009 – Madagascar y Eritrea, en 2010 – Costa de Marfil y Níger, en 2012 – Malí y Guinea-Bissau, en 2013 – República Centroafricana, Egipto y Guinea-Bissau, en 2015 – Burkina Faso, en 2019 – Sudán, en 2020 – Malí, en 2021 – Guinea, Malí y Sudán, en 2022 – Burkina Faso.

Al mismo tiempo, el problema más difícil para la UA en la implementación de la política en esta área sigue siendo la distinción entre levantamientos populares legítimos contra jefes de estado desconfiados, por un lado, y el NSP, por el otro, ya que este último, por definición , implica el derrocamiento de «gobiernos elegidos democráticamente». Es cierto que debido a la falta de criterios de “inconstitucionalidad”, las acciones de la UA a veces se distinguen por la inconsistencia. Por lo tanto, el golpe de estado de 2014 en Burkina Faso fue considerado por la Unión Africana como un acto del NSP, pero el levantamiento popular que precedió al golpe y de hecho condujo al cambio de régimen no se consideró “inconstitucional”. A su vez, los organizadores de los golpes de estado en Burkina Faso, Guinea y Malí en 2020-2022. trataron de aprovechar el descontento público para legitimar sus acciones, pero su condena por parte de la Unión Africana fue intransigente, siguiendo a ECOWAS, mientras que en los casos de Chad en 2021 y Sudán en 2019 y 2021. las organizaciones regionales no han excluido a estos países de las comunidades y han optado por mediar, lo que parece ser una respuesta más productiva a los NSP en las condiciones africanas.

La AHDVU impone sanciones a los golpistas, prohibiéndoles participar en elecciones y ocupar cargos gubernamentales clave, pero esta disposición es violada en ocasiones por la propia UA, lo que indica cierta dualidad de su política y la vaguedad de las formulaciones estatutarias. Por ejemplo, el presidente egipcio Abdel Fattah al-Sisi estuvo involucrado en el derrocamiento del anterior jefe de estado Mohammed Morsi durante el golpe militar del 3 de julio de 2013, pero la elección de al-Sisi en 2014 no fue condenada por la Unión Africana. bastante justo) acusaciones de utilizar dobles raseros e introducir un trato preferencial para los grandes estados miembros.

La suspensión de la membresía en la UA también tiene su lado paradójico: si el gobierno militar que implementó el NSP quiere obtener apoyo internacional, por ejemplo, en la lucha contra los yihadistas, incluso para crear condiciones suficientemente favorables para la celebración de elecciones, debe celebrar estas mismas elecciones que, en condiciones de inseguridad, podrían conducir a un mayor aumento de la tensión, la violencia y un nuevo golpe de Estado. ¿Cómo, entonces, pueden los militares garantizar la naturaleza “cortoplacista” de su poder? Además, la incompetencia de los líderes civiles, por regla general, empuja a los militares a dar un golpe de Estado.

Es decir, la suspensión habitual de la membresía no es suficiente para disuadir a futuros NSP, ya que, a pesar de algunos logros, la democracia en África sigue siendo «cosmética», y persisten las condiciones que provocan los golpes. Está claro que el NSP es una amenaza para el desarrollo democrático, pero muchos africanos ya han dejado de creer que en el curso de las elecciones pueden llevar al poder a líderes que pueden cambiar el orden de cosas existente para mejor.

Así, las acciones controvertidas de la UA y la CEDEAO, aunque realizadas en plena conformidad con los principios y prácticas de estas organizaciones, no siempre tienen las consecuencias esperadas y menos aún contribuyen a la consecución del objetivo fijado de estabilizar la situación como como resultado de la transferencia de poder de los líderes militares a los civiles.

Creación de una “asociación” tripartita

Apenas unos días antes de la reunión tripartita, Apollinaire Joachim Kjelem de Tambela, Primer Ministro interino de Burkina Faso, visitó Malí para proponer una federación flexible entre los dos países. El 9 de febrero de 2023, Guinea se unió a Malí y Burkina Faso en la reunión de Uagadugú. Parecería que la reunión no debería haberse convertido en un evento tan importante, ya que los representantes de los gobiernos de estos y otros estados africanos se han reunido antes en formatos bilaterales y multilaterales, sin embargo, los eventos anteriores que unieron a los tres países -suspensión de participación en las organizaciones regionales, las sanciones, etc., los impulsó a tomar contramedidas y declararsobre la ampliación de la cooperación. Entre las razones formales para la formación de una asociación estratégica estaban la supuesta creciente inestabilidad en la zona del Sahel y la necesidad de unir fuerzas para luchar contra los extremistas , aunque recientemente la situación en las zonas de guerra reciente se ha estabilizado hasta cierto punto.

Los temas de desarrollo económico de los tres países bajo las sanciones no quedaron sin atención. El comunicado de la reunión, en particular, dice: “Reafirmando nuestro compromiso con los objetivos y principios de la CEDEAO y la Unión Africana, nos sentimos obligados, en respuesta a las aspiraciones de la población de nuestros países, a crear, sobre la base de el eje Bamako-Conakry-Ouagadougou, una zona estratégica y prioritaria para el desarrollo del comercio y el transporte, la agricultura, la industria minera…». Se llegó a un acuerdo entre los países sobre el suministro e intercambio de bienes esenciales, combustible y electricidad, sobre cooperación en el campo de la educación, etc. El documento también señala que

Pero lo más importante, por lo que los jefes de asuntos exteriores se reunieron, expresaron su común “pesar por la imposición de sanciones sin considerar las complejas razones” del cambio de poder en Burkina Faso, Guinea y Malí y una declaración de su disposición a tomar acciones conjuntas para volver a la UA y la CEDEAO «para no socavar la solidaridad regional». Sin embargo, como saben, siempre es más fácil anunciar algo que pasar luego de las palabras a los hechos.

No estaría de más recordar que las relaciones comerciales y económicas en el marco de la CEDEAO, de la que los tres países son miembros desde la creación de esta organización en 1975, se vienen desarrollando desde hace más de 45 años, pero la verdadera economía La integración de los 15 estados miembros no ha ocurrido por muchas razones (diferentes niveles de desarrollo económico, enfoque en diferentes socios económicos extranjeros, desacuerdos entre los líderes de los países participantes, etc.), y la creación de zonas de libre comercio (aparentemente, trilaterales). asociación, junto con otras cosas, implica esto) tuvo resultados positivos insignificantes. Parece que los tres países “marginados” se encuentran actualmente en una especie de “afectación” debido a la “expulsión” de las uniones regionales, la imposición de sanciones y una fuerte, aunque solo parcial, ruptura con la antigua metrópoli: Francia.

A lo largo de los años de existencia de la CEDEAO, sus miembros han firmado numerosos acuerdos, aprobadola llamada Política Industrial Común para estimular las actividades productivas en agricultura, farmacéutica, automotriz y de la construcción, incluidas las carreteras que atraviesan la región. Sin embargo, la mayoría de los acuerdos quedaron en papel. Si la creación de una nueva asociación trae algún resultado positivo en la esfera comercial y económica, será un verdadero «avance» en la causa de la integración africana, incluso si perjudica la unidad de la CEDEAO. Ya han aparecido los primeros signos de este tipo: contrariamente a las sanciones comunitarias, el gobierno militar de Guinea en enero de 2022, tras la decisión de la asociación regional de congelar los activos malienses en el Banco de Inversiones y Desarrollo de la CEDEAO y cerrar las fronteras terrestres con Malí , anunció que mantendría abiertas sus fronteras con este país.

En principio, el comercio transfronterizo en África Occidental está en auge gracias a la transparencia de las fronteras y su formalización (es decir, pasar de ilegal a legal) por parte de muchos países de la Comunidad, aunque los costos de transporte en esta región se encuentran entre los más altos del mundo. Además, los corredores de transporte están sobrecargados de puestos de control y retenes formales e informales, que han cobrado importancia en términos de seguridad en un contexto de inestabilidad político-militar permanente, pero por lo que el transporte en las fronteras está parado durante días. Es decir, para ampliar la cooperación comercial y económica, la Troika tendrá que simplificar los trámites fronterizos y aduaneros, lo que, sin un control adecuado, conducirá a un aumento del contrabando, incluido el de armas.

El 16 de febrero de 2023, una semana después de la reunión de Uagadugú, se permitió hablar a los representantes de Burkina Faso, Guinea y Malien la 36ª cumbre de la UA en Addis Abeba, para volver a intentar convencer -en vano- a los líderes de la Unión Africana de la necesidad de restablecer la pertenencia de los tres países a la organización. Se puede decir que este fue el primer intento de presentar un «frente único», lo que confirmó la existencia real de una asociación trilateral estratégica. Sin embargo, ha pasado muy poco tiempo para evaluar su viabilidad y perspectivas: después de todo, estamos hablando de una asociación entre las juntas de los tres países, y los regímenes militares son inestables por definición, ya que están sujetos a una fuerte presión tanto dentro del país. y desde afuera. En Malí y Burkina Faso se mantiene la posibilidad de que otros grupos militares lleguen al poder; esto se aplica en menor medida a Guinea.

El factor de acercamiento a Rusia está uniendo actualmente tanto para una parte importante de la población como para las autoridades de los tres países, pero no se pueden descartar aquellas fuerzas que, a raíz de la ruptura con Francia, han perdido sus privilegios y están ansiosas por venganza, sobre todo porque no se ha producido el cese completo del apoyo de Occidente. Por ejemplo, Estados Unidos, que suspendió su asistencia militar a Malí tras el segundo golpe de Estado de mayo de 2021, ya en octubre de 2022 se comprometió a proporcionarle 148,5 millones de dólares en ayuda humanitaria. La medida reflejó las preocupaciones de Washington sobre la creciente influencia de Rusia en África y la intención de Estados Unidos de mantener una presencia en la región.

El Comunicado no es una ley vinculante. Los proyectos conjuntos acordados en la reunión de Uagadugú son de largo plazo y los líderes de la «troika» deberán resolver los problemas del período de transición y convocar elecciones antes de su implementación. Y después de que se celebren las elecciones y se restablezca la membresía en la UA y la CEDEAO, puede que no haya necesidad de mantener una alianza que no esté formalizada y que no tenga ninguna base financiera seria.

Por supuesto, la asociación estratégica en consideración puede convertirse en un ejemplo de «una oportunidad para acordar la interacción» para otros grupos de países africanos, pero para la creación y, lo que es más importante, el funcionamiento efectivo de dicha alianza, debe haber condiciones: agravios, intereses y posiciones políticas comunes, así como el entendimiento mutuo entre los líderes, entonces debe haber una situación de fuerza mayor, como sucedió en Burkina Faso, Guinea y Malí en 2020-2022. De hecho, junto a las grandes asociaciones regionales (CEDEAO, Comunidad de África Oriental, Comunidad Económica y Monetaria de los Países de África Central, etc.) en África, incluida la occidental, existen una serie de organizaciones (la Unión de los Estados de la Mano River, la Comisión de los Estados del Río Níger, los países de la Comunidad Económica de los Grandes Lagos, etc.), que fueron creados para fines específicos y adoptados ocasionalmente,

Cualquier unión puede funcionar eficazmente solo si hay un centro (o centros) unificadores poderosos como Rusia o China en los BRICS. En la CEDEAO, Nigeria es uno de esos “centros”, que soporta la mayor parte de la carga financiera y administrativa, lo que garantiza la viabilidad de la organización. Una alianza entre estados pequeños e inestables, como Burkina Faso, Guinea y Malí, puede mantenerse por mucho tiempo, al menos mientras los líderes de estos países que la inspiraron tengan poder, pero qué medidas, además de realizar campañas electorales, pueden tomar para lograr los principales objetivos declarados: la restauración de la membresía en la UA y la CEDEAO y el levantamiento de las sanciones? Pueden traer argumentos viejos y nuevos; no los niegues de antemano con perseverancia, pero la Unión Africana y la comunidad regional tampoco tienen prisa por desprenderse de sus principios. Por lo tanto, tenemos que admitir que la creación de tales «asociaciones» en África sin apoyo moral y material externo no tiene perspectivas prácticas serias.

1 . Lamarche A., Bentley A. Después del golpe: la crisis humanitaria y de desplazamiento de Burkina Faso. Refugees International, abril de 2022. Pág. 4.

Fuente:
RIAC

Agenda

TV / Vídeo / Radio

Búsqueda temática

Buscar