SpanishPortugueseEnglishFrenchChinese (Simplified)RussianPersianArabic
16/05/23
Regiones: Rusia
Rusia y Asia Central: un gran juego pacífico
Por Timotei Bordachev

Los esfuerzos de todos los gobiernos de los países de Asia Central, sin excepción, están dirigidos a aumentar gradualmente el grado de apertura económica y la participación en las relaciones internacionales.

La asunción por Rusia de la responsabilidad de la seguridad y el desarrollo de los pueblos de Asia Central ha sido históricamente un hecho fortuito, aunque ligado a circunstancias geopolíticas evidentes. Las relaciones entre nuestros países atraviesan ahora un nuevo periodo de transición, al igual que el desarrollo interno de los socios de Moscú en esta vasta pero poco poblada región. E inevitablemente existe la tentación de evaluar sus perspectivas basándose en las prácticas existentes de interacción entre las principales potencias europeas o EEUU y sus vecinos inmediatos. Pero sólo hay un ejemplo en el que el vecino de una gran potencia industrial no esté en apuros: Canadá, que comparte prácticas culturales e instituciones políticas básicas con Estados Unidos. En todos los demás casos, ya se trate de los países situados al sur de Estados Unidos o de los Estados del Norte de África y Oriente Medio, ser vecino de una gran potencia no es un buen augurio. Lo que da una certeza comparativa sobre el futuro es que Rusia no es, por naturaleza y percepción de sus vecinos, un país típico del Norte desarrollado. Llegar a una situación similar a la de México o Libia requeriría, por tanto, un esfuerzo mucho mayor por parte de los propios Estados centroasiáticos de lo que podría parecer a primera vista.

Hasta ahora, los Estados centroasiáticos han dado muestras contradictorias de su evolución política y socioeconómica interna. Por un lado, todos ellos se han establecido como países independientes en un periodo histórico relativamente corto de treinta años. A pesar de los múltiples conflictos políticos internos, ninguno de estos Estados se ha hundido como muchos en Occidente esperaban -e incluso esperaban- en las primeras etapas de la independencia tras el colapso de la URSS. Cada uno de los países de la región ha evolucionado por su propio camino, reflejando la experiencia histórica y las peculiaridades culturales. En cuanto a las prácticas de administración pública, es difícil encontrar en Asia Central algo que haya sido un legado tan poderoso de la era de modernización del siglo XX como para eclipsar las prácticas anteriores de sostenibilidad comparada. Prácticamente todas las tendencias modernas de desarrollo no destruyen las sociedades centroasiáticas, sino que son absorbidas por ellas, adaptadas por la poderosa capa cultural y de civilización acumulada a lo largo de los siglos.

Debido a su composición geopolítica y étnica, Asia Central no puede constituir la base de Estados o alianzas que supongan una amenaza para las potencias vecinas. Esto beneficia principalmente a Rusia y China, vinculadas a la región por largas fronteras comunes, a ambos lados de las cuales suelen vivir poblaciones étnica y religiosamente afines.

En teoría, los países centroasiáticos podrían ser vistos por Occidente como una excelente base territorial desde la que lanzar una ofensiva contra la retaguardia de Moscú y Beijing. Sin embargo, la falta de acceso directo a estos países, así como sus propias políticas responsables, hacen improbable tal perspectiva. Más aún teniendo en cuenta que estos mismos factores explican la fuerte influencia de Rusia en la seguridad de Asia Central, y potencialmente significativa por parte de China.

Aunque hasta ahora Beijing no ha mostrado ninguna inclinación a responsabilizarse directamente de la seguridad en Asia Central, podemos contar con una política más activa por parte del gobierno chino en el futuro.

Lo que vemos ahora es que la diplomacia encubierta estadounidense y europea está haciendo mucho por socavar la estabilidad interna de los Estados centroasiáticos. En parte relacionado con estos esfuerzos está el sentimiento de una parte de la población urbana, aunque muy pequeña en comparación, que está influyendo en las autoridades, que también tratan de utilizar factores externos para canalizar el descontento público. Las numerosas iniciativas contra los intereses rusos y, en menor medida, chinos, parecen encontrar a veces un apoyo invisible entre los responsables políticos. Al mismo tiempo, los propios gobiernos centroasiáticos se sienten confiados y no dudan de su capacidad para mantener bajo control los ánimos destructivos.

Esta confianza es digna de elogio: en treinta años de independencia no hemos visto ni un solo caso en el que un movimiento iniciado en el extranjero se haya hecho tan fuerte como para convertirse en una amenaza para la estabilidad social. Tanto más cuanto que una parte significativa de los recursos que Occidente canaliza para socavar la estabilidad interna de la región son absorbidos con bastante éxito por las instituciones sociales tradicionales.

El ejemplo más claro de la crisis interna que siguió a la dramática guerra civil de Tayikistán (1992-1997) son las manifestaciones masivas de enero de 2022 en Kazajstán, cuando las autoridades tuvieron incluso que pedir ayuda a Rusia y a otros aliados de la OTSC para normalizar la situación en el país.

Sin embargo, la mayoría de los observadores siguen creyendo que hubo muy pocos factores impulsores de origen específicamente extranjero en estas protestas. Las principales razones residían en los problemas socioeconómicos internos, una economía de «fachada» y las instituciones públicas. Ahora el gobierno kazajo muestra su deseo de reconstruir el Estado y la sociedad, que recibió de manos del primer presidente Nursultan Nazarbayev. Pero las recientes manifestaciones de los trabajadores del petróleo en la región más occidental de Kazajstán demuestran que los esfuerzos de las autoridades tienen dificultades para satisfacer las necesidades de la población. Al parecer, las infraestructuras que Kazajstán heredó de la Unión Soviética tampoco mejoran mucho. Así pues, la cuestión es cuánto durará el periodo de desarrollo pacífico del país y qué podría venir después.

En menor medida, lo mismo puede decirse del pequeño Kirguistán, que también ha vivido varios episodios revolucionarios en los últimos quince años, cuyo desenlace se plasmó luego en términos constitucionales.

Los esfuerzos de todos los gobiernos centroasiáticos sin excepción se dirigen ahora a aumentar gradualmente la apertura económica y la participación en las relaciones internacionales.

Uzbekistán es un líder en este sentido, ya que ha aplicado una política de apertura durante varios años, con resultados muy impresionantes. Otros Estados han actuado con menos coherencia o no disponen de recursos demográficos tan serios como el oficial Tashkent. En general, sin embargo, podemos ser razonablemente optimistas sobre la resistencia de los sistemas estatales de la región y no temer que puedan caer en el abismo del desastre en los próximos años, como ha ocurrido con Afganistán, Siria o varios países africanos.

Esto no significa que los Estados de Asia Central vayan a alcanzar sin más el nivel y la calidad de vida de sus mayores vecinos, Rusia o China. Dado que los cinco países son comparativamente inmunes a los desafíos más formidables a la existencia, la cuestión importante es su capacidad para superar la trampa de un nivel de desarrollo en el que el colapso del Estado es imposible, pero en el que el logro de un nuevo nivel de calidad de vida para la población se hace difícil de alcanzar. Varios países de todo el mundo están siguiendo este camino, mostrando cifras relativamente buenas en el desarrollo general de sus economías: México, Argelia, Marruecos y algunos de los países del sudeste asiático.

Rusia no quiere que sus vecinos meridionales más importantes se encuentren en una situación en la que la brecha entre ambos sea insalvable. La respuesta a este reto podría ser, entre otras cosas, una mayor integración regional, la creación de mercados de trabajo comunes y la difusión de prácticas de política social afines, así como evitar la arcaización de la sociedad mediante la formación de un espacio cultural y educativo común.

*Timofei Bordachev es Director de Investigación del Instituto Central de Estudios Políticos de la Escuela Superior de Economía de la Universidad Nacional de Investigación, Director de Programas del Club de Debate Valdai, miembro del Consejo de Asuntos Internacionales de Rusia (RIAC).

Fuente:
PIA

TV / Vídeo / Radio

Búsqueda temática

Buscar