SpanishPortugueseEnglishFrenchChinese (Simplified)RussianPersianArabic
27/01/24
28/01/1825 Bernardo Monteagudo: sanmartiniano y bolivariano
Por Fernando Bossi Rojas

«Yo no hago alarde de contar entre mis mayores, títulos de nobleza adquiridos por la intriga y acaso por el crimen; pero me lisonjeo de tener unos padres penetrados de honor, educados en el amor del trabajo y decentes sin ser nobles», escribió Bernardo de Monteagudo contestando a quienes lo despreciaban por su origen plebeyo.

Nació en Tucumán en 1789. Sus primeros estudios los cursó en Córdoba y luego en Charcas. Allí hizo su bautismo de fuego en política siendo un activo protagonista de la insurrección de 1809. En Buenos Aires adhirió inmediatamente a la línea radical de Moreno y Castelli, acompañando a este último en su campaña al Alto Perú.

Como auditor de guerra acompañó a San Martín en la expedición libertadora de Chile, donde trabó amistad con Bernardo O’Higgins. De Chile y con el mismo cargo, integró el ejército libertador del Perú, siendo nombrado por San Martín, una vez en Lima, Ministro de Guerra y Marina y luego de Estado y Relaciones Exteriores.

Firmo el acuerdo Mosquera-Monteagudo, sellando así la alianza entre Colombia y el Perú. Cuando San Martín se retira de la escena política para que Bolívar tome el mando del Ejército Unido, Monteagudo será un fiel colaborador del venezolano.

De profundas ideas revolucionarias, propició la expropiación de las fortunas de los españoles enemigos de la revolución: “Ya no se encuentran esos grandes propietarios que, unidos al gobierno, absorbían todos los productos de nuestro suelo; subdivididas las fortunas, hoy vive con decencia una porción considerable de americanos que no hace mucho tenían que mendigar al amparo de los españoles”.

Estas ideas le ganarían el rencor no sólo de los colonialistas, sino también la de algunos patriotas que no toleraban sus planteos sociales.

No se sabe a ciencia cierta que motivó su asesinato, pero el 28 de enero de 1825 un puñal de 30 centímetros lo atravesó de lado a lado en una oscura calle de Lima. Los oligarcas y moderados suspiraron de alivio, mientras la Revolución perdía a uno de sus representantes más genuinos.

Dejó sin culminar una obra encargada por Bolívar: “Ensayo sobre la necesidad de una federación general entre los estados hispano-americanos y plan de su organización”. 

Político, escritor, periodista, abogado, soldado de la independencia y, fundamentalmente, revolucionario de Nuestra América, Monteagudo sigue presente en la lucha por la unidad Latinoamericana.

Fuente:
Portal Alba

TV / Vídeo / Radio

Búsqueda temática

Buscar