SpanishPortugueseEnglishFrenchChinese (Simplified)RussianPersianArabic
02/12/21
Regiones: México
02/12/1974 | Lucio Cabañas
Por Fernando Bossi Rojas

En 1967 fue fundado el Partido de los Pobres. Fue en Atoyac de Álvarez, región de la Costa Grande de Guerrero. Nació como una organización de lucha político-social y su principal referente fue un maestro rural, un hijo de esa localidad, Lucio Cabañas Barrien-tos.

Criado en el seno de una de las tantas familias campesinas de Guerrero, Lucio realizó sus primeros estudios en una localidad cercana a su pueblo natal. Luego cursó en la Normal de Ayozina-pa, donde se destacó como dirigente estudiantil. Por aquella época incursionó en la Asociación Cívica Guerrerense, que en ese en-tonces dirigía otro gran revolucionario mexicano, Genaro Vázquez.

Luego de ser Secretario General de la Federación de Estudiantes Campesinos Socialistas se recibió de maestro. Mientras ejerció el magisterio fue tomando cada vez más contacto con los trabajadores campesinos. Hablando un mismo lenguaje y conociendo los padecimientos de ese sector social, comenzó un proceso de trabajo de concientización a la par de su militancia en el ámbito gremial del magisterio.

A través de esas luchas campesinas y sindicales se enfrentó con las autoridades del lugar, hasta tener que pasar a la clandestinidad debido a la persecución que se llevó a cabo contra él.

Es así que Lucio fundó el Partido de los Pobres y su Brigada de Ajusticiamiento. Los años de trabajo realizados con los campesinos y estudiantes le brindaron a la organización sus primeros militantes.

De allí en más, su accionar se multiplicó en cientos de golpes da-dos a las fuerzas represivas y a la oligarquía lugareña. La guerrilla formada por Lucio Cabañas se fue convirtiendo cada vez más en un peligro para el orden establecido y, fundamentalmente, para los terratenientes y políticos inescrupulosos de Guerrero.

La oligarquía, a través de la prensa lo acusó de ser un simple bandolero rural. Pero la acción de Lucio despertó las esperanzas del pueblo oprimido, que vio en el maestro rural y su gente, una fuerza verdaderamente combativa y revolucionaria.

La madrugada del 2 de diciembre de 1974 el despliegue de tropas militares fue enorme y Lucio no pudo evadir el cerco. «… Les aseguro que no les voy a dar el gusto de que me maten ustedes», dicen que dijo antes de colocarse el cañón de su rifle M-2 en el cuello y apretar el gatillo.

Lucio Cabañas era nieto de un soldado de Zapata. Hoy, ya es todo un símbolo de lucha para un importante sector de agraristas y revolucionarios mexicanos.

NOTA:

Corrido a Lucio Cabañas

Por Jose de Molina

Fuente:
Portal Alba

Buscar

Búsqueda temática

TV / Vídeo

Editoriales amigas

Revistas Digitales